Criticas y Artículos de Cine

Critica a “Star Wars: The Last Jedi” (2017) de Rian Johnson

the-last-jedi-is-good
Ruben Peralta Rigaud

Aunque la resistencia le dio un golpe masivo a la Primera Orden, estos no pudieron evitar el resurgimiento de la organización y aun con más poder. En la primera secuencia, los rebeldes son perseguidos y acorralados por el general Hux (Domhnall Gleeson) y Lord Kylo Ren (Adam Driver). A la flota de la general Leia Organa (Carrie Fisher) parece haberle llegado su última hora. Pero el temerario piloto Poe Dameron (Oscar Isaac) ya tiene un plan sobre cómo derrotar al poderoso enemigo. Al mismo tiempo, la nueva recluta de la rebelión, Rey (Daisy Ridley), esta con el legendario Maestro Jedi Luke Skywalker (Mark Hamill) esperando no sólo ser instruida en el poder de la fuerza, sino también con el fin de descubrir quiénes son sus padres.

Una vez que termina la primera batalla, la película se divide en tres historias paralelas, lo que definitivamente no le sirve de nada. Tenemos la trama alrededor de Finn (John Boyega) y Rose (Kelly Marie Tran) la que en gran medida es superflua y lleva la película mínimamente. La ya mencionada de Rey y Luke y el juego del gato y ratón que mantienen los rebeldes con las tropas de la Primera Orden. En general, las tres historias presentan una acción continua una de la otra, y de todos modos, solo la trama alrededor de Rey, Ben o Kylo Ren y Luke Skywalker resulta ser realmente interesante y tiene algunas buenas sorpresas guardadas. El choque entre Rey y Ben marca el momento más emocionante de la película y representa un verdadero punto culminante.

Aunque este clímax habría funcionado bien como final, “The Last Jedi” no termina (desafortunadamente) después de esto. Es seguido por otros 40 minutos, con  baches, en los que los héroes se reúnen y tienen que pelear una batalla final. Sin embargo, la película pierde un poco de su trazabilidad aquí, cuando los personajes, las fuerzas y las explosiones siempre aparecen exactamente donde se necesitan para la trama.

Puedes amar o no a la saga, pero una cosa es indiscutible: ‘’Star Wars: Episodio VII : The Force Awakens” fue el evento de película en 2015. Dado que algunos registros se rompieron en serie con esta película, no sorprendió a nadie. No es de extrañar, pues incluso en circunstancias normales, una nueva parte de la saga habría despertado el mismo interés. Y aquí las circunstancias eran todo menos normal. Finalmente pudimos saber qué había sido de los héroes de la primera trilogía y conocimos a nuevos personajes. JJ Abrams fue extremadamente hábil para apelar a la nostalgia de los fanáticos mayores. No solo pudimos ver a Luke, Leia y Han más de 30 años después, sino que también habían tantas alusiones y referencias como si uno hubiera desenterrado un viejo anuario. En retrospectiva, fue un poco exagerado, con tantas referencias y situaciones, que nos hicieron sentir estar viendo una copia de “Star Wars: A New Hope”.

Ahora llega “The Last Jedi”. El bombo puede ser un poco más débil en general, pero al menos los fanáticos han anticipado ansiosamente la parte central de la nueva trilogía. Después de todo, “Episode 7” había traído muchas cosas nuevas con todas las repeticiones y preguntas sin respuesta. ¿Qué ha estado haciendo Luke todos estos años? ¿Quiénes son los padres de Rey? ¿Cómo se ve el misterioso Snoke en la vida real? De hecho, Rian Johnson (Looper, 2012) brinda una respuesta a todas estas preguntas. Simplemente no son necesariamente las respuestas que se esperaban. La gran fortaleza de la octava parte es también como juega con las expectativas de la audiencia. En un momento él la satisface, en el siguiente lo pone todo patas arriba.

Por supuesto, aquí los recuerdos de “Empire Strikes Back”, en el que también el aprendiz es el joven protagonista con un viejo maestro, son palpables. El hecho de que el alumno de antaño ahora esté a cargo aquí cierra el arco. Al mismo tiempo, sin embargo, esta constelación en el caso de descendientes tardíos se desvía significativamente de lo que sucedió en 1980 en Dagobah. Además de las escenas oscuras, que no están fuera de lugar en una película de terror, Johnson se dedica al abismo emocional. Estos son los momentos más emocionantes de la película, sobre todo por el elenco: Hamill se muestra en plena forma aquí, las actuaciones conjuntas de Ridley y Driver también son emocionantes.

Si bien se ha realizado un excelente trabajo en estas áreas y la película se recibe eufóricamente, esto es solo la mitad de la historia. Después de todo, “The Last Jedi” también tenía que contar qué estaba pasando con los otros personajes. Y aquí están las muchas debilidades que plagan la película de Johnson. Para dar a Rey y Luke la oportunidad de pasar un poco más de tiempo juntos y encontrarse, el director decidió simplemente detener el segundo capítulo. El surgimiento de la Primera Orden, el colapso de la República, la aniquilación de la resistencia… todo esto se cuenta en el texto de desplazamiento icónico. La película dura dos horas y media, más que cualquier otra parte de la saga, y sin embargo, es la que tiene menos que decir. Lo que sucede aquí, por ejemplo, habría funcionado en la serie Star Wars Rebels.

Muchas de las situaciones se sienten forzadas e innecesarias ( por ejemplo, la aventura de Finn y Rose, me parece innecesaria). “Empire Strikes Back” (1980) presenta una óptica diferente a una primera parte que revoluciona el cine. Al menos teníamos la impresión de que realmente la historia estaba avanzando y que los personajes se estaban desarrollando. La historia más interesante sin dudas, es el aura que rodea a Rey y su relación con Luke y Kylo, ya lo demás es redundante y algo aburrido. Se siente que el director no sabía qué hacer con Finn, mientras que Poe es degradado a un temerario sin cerebro, BB-8 es solo un alivio cómico, y la nueva miembro de la resistencia Rose Tico  es un personaje de esos que hemos visto alguna vez. El general Hux , esta mutado de un déspota fascista a ser un personaje que raya en lo caricaturesco, todo un desperdicio.  Claro, el humor siempre ha existido en Star Wars. La trilogía original tuvo momentos graciosos. Las precuelas también. En “Episode 7” y “Rogue One” se permitieron varios chistes. La presencia de chistes no está mal per se, en realidad son necesarios en este tipo de aventuras, pero en algunos momentos eran innecesarios.

También es molesto la adicción de pequeños animalitos que no aportan nada, obviamente para vender algunos peluches en Navidad.

Para los fanáticos, por supuesto, la película es imprescindible, por supuesto, para rendir homenaje a la difunta Carrie Fisher del año pasado. Pero la película no resultó ser la obra maestra anticipada, sino “solo” un buen cuento de hadas de la ciencia ficción que habla mucho sobre el.

“Star Wars: The Last Jedi” es una película para los amantes ya existentes, y en su mayoría aquellos que, para una inmersión renovada en el mundo de estos guerreros espaciales, también aceptan que la historia por sí misma no es demasiado fuerte. Llama mi atención el extraordinario diseño de vestuario que presenta “The Last Jedi”, la impecabilidad de nuevos diseños es impresionante y con claras referencias a la cultura oriental, así mismo, el diseño de exteriores y batallas mantienen una coordinación armoniosa de acuerdo a la narrativa. “Star Wars: The Last Jedi” confirma por primera vez los temores de que un ritmo narrativo a la larga puede llegar a ser algo monótono, mostrando que el carisma de los actores funciona y los efectos se transmiten tan perfectamente, que las fallas nos importan poco, pero no dejan de ser palpables. La aparición de un personaje clásico (uno de mis favoritos), puso una sonrisa en mi rostro acompañado de lágrimas de nostalgia por un cuento de hadas, que es y será eterno para muchos, claro, incluyéndome.

Star Wars: The Last Jedi – HD Trailer from Nueplex Cinemas on Vimeo.

 

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: