Criticas y Artículos de Cine Entrevistas

Sam Mendes entrevista a sus 16 directores favoritos

Ruben Peralta Rigaud

Ningún aficionado al cine debería perderse esta delicia. Como parte de la promoción de ‘007: Spectre’, Sam Mendes participó en una curiosa iniciativa de la revista Empire: una entrevista a sus dieciséis directores favoritos en activo.

El cineasta envió un cuestionario de diez preguntas a Steven Spielberg, Christopher Nolan, David Fincher, Sofia Coppola, Joss Whedon, Ang Lee, Rob Marshall, Edgar Wright, Alfonso Cuarón, Paul Greengrass, Steven Soderbergh, Susanne Bier, Joe Wright, Roger Michell, Alexander Payne y George Clooney. A continuación  he traducido sus respuestas:

¿Alguna vez has abandonado el set por un enfado?

Nolan durante el rodaje de Insomnio

Christopher Nolan: Una vez lo intenté, pero nadie se dio cuenta así que volví.

Steven Spielberg: Nunca me he ido del set antes y no puedo imaginar por qué lo haría.

David Fincher: No, pero he despejado el set para hablar con uno o varios actores.

Ang Lee: Sólo he sido Hulk una vez.

Edgar Wright: Casi. Una vez en Spaced, de Channel 4, estaba teniendo un momento complicado rodando 15 escenas de 7 episodios diferentes con un equipo nuevo. Cuando fue la hora de la comida fui a dar un paseo y seguí caminando. Entonces llamé a mi productor desde la cabina de teléfono y dije “no puedo lidiar más con ello, deberías conseguir a alguien para el lunes.” Ella me dio una charla y volví al trabajo. Así que, nunca se me ha ido la cabeza en un set, pero puedo tener un increíble mal humor.

Alfonso Cuarón: Sí, sólo para volver sintiéndome muy estúpido.

Joe Wright: Rara vez pierdo la compostura y trato de no alzar la voz, pero he dejado el set por un enfado muchas veces. Me enfurruño o incluso lloro en vez de perder mi temperamento.

Paul Greengrass: Una vez, cuando no podía descubrir como rodar una escena de un diálogo a ocho bandas en el desierto en mitad de la noche. Después de golpear mi cabeza contra un vehículo militar durante 10 minutos tratando de descubrirlo, estuve bien ¡y en marcha!

Joss Whedon: Nop. He perdido los nervios pero no imponentemente. Salí de una prueba de efectos especiales en una silenciosa y furia cegadora, pero sólo durante un minuto, hasta que pude ver otra vez.

Rob Marshall: Ni lo considero como posibilidad.

Steven Soderbergh: No pero entré en el set con un enfado una vez, cuando un actor llegó tarde dos días seguidos.

George Clooney en el rodaje de Idus de Marzo

George Clooney: No. La razón es porque en algún momento tienes que volver a entrar y eso sería demasiado humillante

Sofia Coppola: ¡Já! No.

Susanne Bier: No.

Alexander Payne: Joder, no.

Roger Michell: Todavía no.

¿Cuál es tu frase más habitual en el set?

David Fincher en el rodaje de Alien 3

Fincher: “Cierra la puta boca, por favor.”

J. Wright: “Precioso. Una más.”

Greengrass: “A la mierda el guion/la iluminación/los extras, etc, ¡rodemos!”

Lee: A los actores, “¿Puedes acortar el espacio entre las frases?”

Clooney: “¿A qué hora es la comida?”

Cuarón: “¡Vámonos!” y “¿Quién no está listo?”

Whedon: Con voz estridente: “Venga, chicos, ¡soy el líder de toda la película…!”. Cuando quiero que la gente me tenga miedo y me respete. No es muy efectivo.

Payne: A los actores: “Genial, ahora más rápido.” A los miembros del equipo: “Si esto fuera fácil, hubiera contratado a un familiar.”

Michell: “Ok, ¿cuánto tiempo llevará?”

Nolan: “Sigamos.”

Spielberg: “Corten.” “Eso fue brillante.” “¡Una vez más!”

Soderbergh: ¿Este año? “Déjame tener los 18 en un palo.”

E. Wright: “Solo una vez más.” También creo que mis actores habituales pueden escuchar la cadencia en la manera que digo “y corten”, lo cual puede significar: “Eso fue genial, seguimos” o “Vamos a hacer ésta de nuevo.”

Bier: “Y si…”

Coppola: “Okay, genial, hagámoslo de nuevo.”

Marshall: “Corten. Fue genial.” Creo que siempre es importante dar apoyo de inmediato.

¿Música sí o no durante el rodaje?

Paul Greengrass y Matt Damon en una de sus colaboraciones

Greengrass: No, aunque una vez me paseé tocando la guitarra durante una hora cuando me aburrí de lo que estaba haciendo…

Spielberg: A veces pongo música en el set durante las escenas silenciosas. Para las últimas escenas entre David y su madre en ‘A.I.’, puse la banda sonora de Morricone para ‘Cinema Paradiso’.

E. Wright: ¡Sí, a veces música para volver a la gente loca! En Scott Pilgrim arruinábamos canciones constantemente. Y en ‘World’s End’ los actores tenían canciones en sus auriculares para que pudieran entrar al compás de The Doors. También recuerdo hacer sonar la intro de Teenage Fanclub desde mi portátil rodando un primer plano desde Paddy Considine a Rosamund Pike. También es divertido poner música a los finales de escena, para darles rotundidad.

Whedon: Nunca se me ha ocurrido. Excepto rodando movimientos de barrido con grúa, a veces tarareo un poco de alguna banda sonora durante la reproducción para ver si está teniendo el efecto que quiero.

Bier: Ambos. Obviamente no a la vez.

Marshall: Bueno, la mayoría de películas que he hecho son musicales – así que a menudo digo “Playback!” en lugar de “¡Acción!”. ¡Pero la verdad es que no hay nada como tener música en el set! Crea ánimo, ritmo y emoción.

Lee: No.

Soderbergh: Sin música.

Payne: Sin música. Nadie tiene tiempo para eso.

Fincher: Sin música, a no ser que sea una escena en un club, en tal caso pondremos música ensordecedora para que los actores puedan hablar en el nivel esperado para el ambiente.

Alfonso Cuaron en el rodaje de Harry Potter y el Prisionero De Azkaban

Cuarón: No a menudo pero he puesto música específica para escenas concretas, si ayudaba a los actores a entrar en el estado de ánimo en el set. Chaplin solía tener un violinista en el rodaje. Estoy pensando en tener a Engelbert Humperdinck cantando para mi siguiente película.

Clooney: Sin música.

Coppola: Sí, me gusta poner música en el set.

J. Wright: Siempre música y todo el tiempo. Tengo mi set equipado con un gran sistema de sonido y tengo un mini jack para mi iPod conectado a la silla de director. Encuentro que poner música es una manera directa de comunicarse con los actores y el equipo, especialmente aquellos miembros que están en la periferia del set. Me gusta bailar en el set también, es una buena manera de liberar tensión.

¿Cuáles son tus normas en el set para el equipo, si las tienes?

Susanne Bier rodando Cosas que perdimos en el fuego

Clooney: Si alguien tiene una buena idea, que hable.

Lee: Solo quiero que estén callados y concentrados.

Fincher: No estamos aquí como testigos, sino para participar.

Nolan: Teléfonos no. Teléfonos no. Teléfonos no.

Michell: Piensa en el futuro. Sé amable. Sáltate la comida. Ir pronto a casa.

Bier: No fumar. No charlar. Siempre dar las malas noticias con una sonrisa y una broma. También, no fumar.

E. Wright: Tengo mi propio monitor alejado del “video village” que está cercano a la cámara. Y no me gusta que nadie se quede detrás de mí hablando. Así que mi única petición cada hora o así es pedir al asistente que pongan a los charlatanes lejos de mí. Nada de charlas sobre fútbol al alcance de mi oído por favor.

Rob Marshall en el rodaje de Memorias de una Geisha

Marshall: Venir a mí directamente si hay algún problema. Para eso estoy aquí.

J. Wright: Silencio durante los ensayos, nada de gritos y respeto para todos.

Greengrass: Decir lo que piensas.

Cuarón: Cualquier buen equipo sigue las normas no escritas de los rodajes (no hablar mientras la cámara está grabando, alejarse de la vista de los actores, etc) pero cada director tiene sus métodos. Me gusta montar la escena en un set vacío, solo con Chivo (Emmanuel Lubezki) y mi asistente cerca, y solo llevo a los jefes de los departamentos cuando estoy contento con la puesta en escena.

Payne: Nada de reglas. ¿Qué eres, británico o algo? Supongo que soy demasiado amable, con razón la gente se aprovecha de mí.

Soderbergh: Nada de zapatos abiertos.

¿Cuál es el máximo de tomas que has hecho?

Spielberg rodando Tiburón

Spielberg: Hice 50 tomas de Robert Shaw montando la escopeta en Tiburón. El tiburón no estaba funcionando así que solo seguí rodando para que en el informe de producción pareciera que estábamos consiguiendo algo y llevar al reparto y al equipo de la locura al aburrimiento. Fue una estrategia de disimulo.

Fincher: 107.

Soderbergh: 48.

Clooney: 18.

Nolan: Nunca presto atención al número de tomas.

E. Wright: No creo que haya ido nunca hasta la locura de Kubrick. Así que quizá 20, o así… Pero normalmente son seis o siete tomas.

Payne: Probablemente unas 26. Normalmente de cuatro a seis, pero de vez en cuando, cuando los actores, el operador, la dolly y el asistente de cámara deben trabajar en sincronía, puede ser que tarde un poco hasta que salga bien.

Marshall: Trato de no hacer más de siete u ocho. Puede ser contraproducente.

Cuarón: El proceso de las largas tomas no te permite muchas tomas. En el pasado he rodado unas 50 tomas de diferentes planos. A veces terminas utilizando la toma 64, a veces la 4.

Lee: Para interpretación, 13. Para acción, 36.

Bier: 25, creo. Lo cual, si estás intentando conseguir la mejor interpretación, es demasiado.

Michell: Como los bateadores autralianos actuales… raramente cifras de dos dígitos.

J. Wright: 37, quizá, no lo recuerdo bien. Estoy normalmente en el rango de 12 a 16 a no ser que sea una toma muy desafiante técnicamente.

Coppola: No lo recuerdo, ninguna locura, porque nunca tenemos mucho tiempo en el calendario.

Whedon: En una toma elaborada, 30. Con un poco de diálogo, rara vez he llegado a los dos dígitos.

Greengrass: No cuento a partir de diez.

¿Cuántas tazas de café tomas al día?

Steven Soderbergh rodando Magic Mike

Soderbergh: Nunca he tomado café. Dr Pepper es mi proveedor de cafeína elegido.

Spielberg: En mi vida he tomado una taza de café, pero tomo al menos una docena de tazas de té con menta al día.

Michell: Té verde o descafeinado.

J. Wright: Demasiadas, de ahí mi medicación. Conocí a mi última asistente cuando trabajaba como camarera así que tuvimos una máquina espresso en mi oficina: eso era peligroso.

Cuarón: Nada de café. Té verde por la mañana, té blanco por la tarde. Demasiados.

Whedon: Solo té, hasta ‘Vengadores: La Era de Ultrón’, donde me enganché. Incluso entonces, uno o dos. Con té entre medias. Puedo beber té todo el día.

Bier: Dos, quizá tres. Bebo mucho té de hierbas, 10 tazas o así. Un vicio poco excitante, lo sé.

Greengrass: ¡Más de las tomas que he hecho nunca!

Fincher: Tres como mucho, o me vuelvo muy sarcástico o vengativo.

Lee: Dos.

Clooney: Tres.

Marshall: Una por la mañana. Una a la hora del té. Pero siempre con hielo.

Edgar Wright en el rodaje de World

E. Wright: Demasiados. Una vez tuve un potencial ataque al corazón inducido por ocho dobles espressos en un día. Creo que mi asistente secretamente cambia mis cafés por descafeinados porque no quiere que muera por sobredosis de cafeína.

Nolan: Tantas que fui forzado a dejarlo y tomar té después de Insomnia.

Payne: Unos tres dobles espressos.

¿Cuál es tu mejor día en set?

Sofia Coppola y Bill Murray

Coppola: Cuando Bill Murray está ahí.

Clooney: Ver a David Strathairn hacer un monólogo de tres páginas en una toma para ‘Buenas noches y buena suerte’.

Spielberg: Mi mejor día en un set es cada día.

E. Wright: Cualquier momento en el que pienso en voz alta “No puedo creer que este sea mi trabajo” y recuerdo que soy un afortunado. Ya sea dirigiendo cientos de zombies, haciendo acrobacias locas o rodando grandes números musicales, me siento afortunado de haber hecho mi pasión mi vocación.

Whedon: No podría elegir. Cualquier día que consigo el material y mando al equipo a casa a tiempo es muy lindo. Si ese día implicó a gente bailando, probablemente iría en mi lista.

Cuarón: Cuando permites que lo inesperado ocurra y fluyes con ello.

Marshall: El primer día de trabajo con un actor. Especialmente aquel que siempre he admirado. Y he sido afortunado de trabajar con tantos…

Michell: El último día de rodaje.

Soderbergh: Cuando una escena difícil que has estado temiendo resulta ser fácil, rápida y buena.

Bier: Cuando una escena por la que te has preocupado resulta ser sorprendente.

J. Wright: probablemente el día que rodamos la larga toma en la playa para Expiación. Pasamos el día entero preparándola bajo el cielo nublado pero al atardecer, cuando estábamos preparados para rodar, el sol se hundió por debajo de la nube y todo funcionó, un gran esfuerzo en equipo. Todos nosotros, incluyendo los mil extras de la comunidad local de Redcar que trajeron a su familia y picnics, sintieron un sentimiento sincero de propiedad. Me quedé sereno cuando dije “corten”, aquel día.

Fincher: Cuando el plan va totalmente mal y algo increíble sucede…

Payne: Siento sonar cursi, pero incluso el peor día en el set es el mejor día en el set, muy por encima de no rodar.

Ang Lee rodando Brokeback Mountain

Lee: Ha habido muchos días, pero en la cumbra se encuentra un día en Brokeback Mountain, rodando la escena donde Ennis visita a los padres de Jack.

Greengrass: Probablemente en ‘Bloody Sunday’. No teníamos dinero para extras y nos la jugamos a unos meses de la fecha límite para persuadir a la gente de Derry a salir y marchar para nosotros en una sola tarde. Y lo hicieron, en decenas de miles. Verlos marchar, su paciencia, dignidad y compromiso, supe que la película tendría cualidad de verdad.

Nolan: El último.

¿Explosión real o CGI?

Alexander Payne filmando Nebraska

Payne: Nunca hice una explosión, pero he tenido diarrea explosiva y eso fue muy, muy real. Menos mal que tenía mi tráiler.

Spielberg: Salvar al soldado Ryan presume de 100% explosiones funcionales.

E. Wright: Real. Mucho más divertido de rodar. En ‘Hot Fuzz’ incluso volamos una estación de policía en miniatura y me aseguré de estar allí cuando lo detonaron. Muy divertido.

Whedon: Real es real. Nada más es real. A no ser que sea un asunto de seguridad, no tiene rival.

Soderbergh: Real, desde luego.

Bier: Explosión real. Es muy divertido.

Marshall: Real, si es posible con una mejora por CGI.

J. Wright: Explosión real con mejora por CGI.

Lee: Real, con mejora ocasional por CGI para aumentar su sexualidad.

Nolan: Explosión real.

Clooney: Real.

Cuarón: Una explosión real no es solo más divertido de rodar, también ayuda a los actores y crea una energía en el set y por último en la escena.

Fincher: Real, contenida y fácilmente repetible (reset rápido, propano). En el set pero con incontables repeticiones de aumento por CGI.

Greengrass: Ambas. Realidad aumentada.

Coppola: No creo que haya hecho nunca explosiones.

Michell: ¿Eh?

¿Cuál es el consejo más útil que has recibido de un compañero director?

Joss Whedon rodando Serenity

Whedon: James Cameron me dijo, “Puedes contratar a los 50 mejores del negocio, gente que quieres, confías y respetas. Todos miráis al monitor – tú serás el único que vea lo que está mal.”

J. Wright: “Toma cualquier experiencia que puedas haciendo lo que puedas para que cuando la gran oportunidad se te presente estés preparado tanto como puedas estar.” Sidney Lumet dijo eso pero no a mí, lo leí en su libro. Los directores no consiguen hablar con otros directores a menudo.

Coppola: Mi padre me dijo “Tu película nunca es tan buena como lo cotidiano y nunca tan mala como el montaje provisional.”

Lee: No me atrevo a decirlo en público.

Nolan: “Abre el kimono.” Soderberg diciéndome que no esconda mi proceso al estudio.

Clooney: “Solo rueda lo que vayas a necesitar.”

Marshall: Fue en realidad lo opuesto a lo que un director me dijo una vez. Dijo “Recuerda, todo el mundo está aquí para servirte.” Y mientras se iba, pensé para mí mismo “Es exactamente lo contrario: ‘Estoy aquí para servir a todos.’”

Cuarón: He sido bendecido con un montón de consejos de otros directores. Entre tantos “Controla tu energía”; “Historia, actores, localización”; “Falla en tus propios términos/reglas/condiciones”; “Una para mí y una por mi´mismo”; “No te comas las rojas.”

Bier: El mejor consejo que recibí fue el resultado del peor consejo que recibí. Cuando estaba en la escuela de dirección, uno de los profesores me sugirió que era una buena idea para nosotros los directores integrarnos en el equipo, moviendo los cables, las luces, etc. Así que lo hice – y mi equipo me pidió, definitiva y educadamente, “haz lo que haces mejor y nosotros haremos lo mismo.” Lo que fue muy embarazoso, y un gran consejo.

Greengrass: Antes de hacer mi primera película, habiendo trabajado previamente solo en documentales, fui a ver a Roger Michell, antiguo amigo de universidad, y por entonces un experimentado y brillante director de teatro y cine. Él me dio un consejo maravilloso. Dijo “Nunca toques a un actor.” Con lo que quiso decir – no guíes a un actor. No lo acorrales. No decidas por adelantado a donde deberían ir. Al contrario, escúchales siempre. Deja que siempre te guíen. Siempre intenta aclarar sus instintos. Porque tus actores siempre serán tu mejor guía hacia la verdad.

Soderbergh: “Escríbelo todo.”

Payne: “Siempre habla con los actores a solas y susurrando.”

Roger Michell en el rodaje de Notting Hill

Michell: “Si piensas que podrías necesitar un primer plano… Necesitas un primer plano.”

E.Wright: Jon Sayles tiene esta cita genial: “Nunca hagas más de dos tomas de alguien saliendo de un coche.” Pero la más inspiradora fue la que recibí personalmente por el ya mencionado Steven Spielberg, con quien me escribí emails la última semana de rodaje de “The World’s End” y respondió con esta frase: “Buena suerte en tu última semana. Termina fuerte.” Fui al día siguiente caminaba dando brincos.

Fincher: Scorsese una vez me dijo “Las cosas que haces pésimamente son tan parte de tu estilo como las cosas que haces bien…” Lo que era totalmente verdad, y extrañamente tranquilizador.

¿Por qué no te convertiste simplemente en un contable?

Joe Wright en el rodaje de Anna Karenina

J. Wright: Si pudiera haber hecho cualquier otra cosa en vez de convertirme en director probablemente lo habría hecho, pero no pude ver otras opciones. Era todo lo que podía y lo que he querido hacer siempre.

Spielberg: No podría haber sido nunca un contable. Suspendí matemáticas.

Fincher: No soy lo suficiente bueno con las “personas” para hacer ese tipo de trabajo.

Whedon: Soy un narrador. Esa es la esencia de mi ser. Además no puedo contar.

Marshall: ¡Qué gracioso! No está en mi ADN.

Soderbergh: Terrible en matemáticas.

Greengrass: 2+2= 5, ¿verdad?

Bier: Porque nunca he mirado una declaración de impuestos sin perder inmediatamente el conocimiento.

Coppola: Era inevitable, supongo, creciendo en sets. Nada parece tan divertido.

Michell: ¿Es demasiado tarde?

Cuarón: Los puestos estaban cogidos.

Lee: Dirigir una película es mucho más fácil para mí.

Clooney: Porque soy terrible en matemáticas.

Nolan: Hay suficientes cálculos numéricos en la cinematografía para satisfacer mis ambiciones contables.

E. Wright: Ni siquiera estoy a un tiro de piedra de ser el mejor director de cine del mundo pero puedo decir con la mayor certeza que yo sería el peor contable de todos los tiempos.

Payne: No me jodas.

Vía | Empire

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: