Criticas y Articulos de Cine

Un vicio de película

Las personas que me conocen me preguntan muy a menudo “¿Por qué te gusta tanto el 28cine?”, o se cuestionan de donde viene este amor por un arte que está, según ellos, muy lejos de mi carrera. Algo que nunca he entendido es el estigma de que ‘’el médico debe solo hacer medicina”, para mi algo absurdo.

El amor por el cine es puro amor. Surge del verbo amar. Amando nace amor. Pero más que amar el cine y estar amando, tengo la certeza de que es algo heredado. Heredado de una mujer que justamente hoy cumple 17 de años de haber partido, al menos físicamente. Es algo a la vez gracioso por las diversas situaciones en las que el cine fue parte de mi relación con ella y hasta la fecha de alguna forma sigue siéndolo.

De una extraña forma, el cine ha estado en muchas partes importante de mi vida, y me gustaría compartir algunos de los más “extraños” momentos de tantos que tuve con quien es mi madre.

Ella me contaba que mi amor y mi vicio por el cine (así me decía ella), era porque cuando estaba embarazada de mí, ella iba sola al cine a ver películas de Bruce Lee y Charles Bronson (tal vez eso explica algunas cosas de mi carácter) y que ella sentía como yo me movía dentro de su panza con más “pasión” con la película “Game of Death” del mencionado actor asiático.

Extrañamente la mayor parte del cine que consumíamos luego de que crecí, era cine que pasaban por televisión (en su mayoría malas películas o de acción). Pero cuando el 3 de Enero de 1994 una amiga de ella (tal vez por pedido de ella) me regalo mi primer VHS player, mi consumo de cine aumentó de una manera exorbitante. Ya no dependía de lo que la TV me obligara a ver y obviamente mi consumo de porno, empezó.

Hago el cuento de VHS player, porque mi madre se contagió de este vicio de ver películas que yo conseguía o rentaba (el porno estaba en un lugar secreto y bajo otros nombres, no se preocupen). El proceso de que ella pudiera ver estas película era muy gracioso, ya que ella no sabía manipular el aparato y yo tenía que dejarle todo ‘’seteado’’, y solo tenía que decirle, “Mami pon el 3, dale a la media flechita (play) y ya”.

Una que en particular nos marcó, fue la película “Seven” con Brad Pitt y Morgan Freeman. Ya que estaba en el boca boca del momento y no me habían dejado entrar al cine a verla, de alguna forma donde rentaba, “la consiguieron” y fui de los primeros en rentarla, y por alguna razón no pude verla esa noche. Entonces ella me había preguntado si entre mi colección tendría algo interesante y le hable de esta película. Me dijo, ‘’déjame todo seteado que la veré cuando te vayas al colegio’’. Así lo hice, y a mi llegada mi ansiedad por ver que le había parecido la “película del momento”  no se hizo esperar. Su respuesta vino combinada con una tristeza en su rostro y creo que nunca olvidare estas palabras: “Es la película más triste y cruel que he visto en mi vida’’. Comprenderán que lejos de consolar a mi madre, salí disparado a rebobinar la película para sentarme a verla mientras almorzaba. Al final no la entendí (claro que luego de verla de nuevo y después de una explicación de Guillermo de la Rosa pude entender). Lo que no entendía de la película era que solo habían pasado 5 pecados y que al final, de alguna forma faltaban dos!, Muchos se sintieron igual de feliz que yo, al momento de comprender lo grandioso del guion de Andrew Kevin Walker y la impecable dirección de David Fincher.

En fin, son demasiadas anécdotas que tomaría años y muchas páginas contar, en tan solo 15 años que tuve el privilegio de ser hijo. Sé que no podemos a veces elegir el guion que la vida nos ofrece. A veces tiene unos giros de improviso que ordena el director, pero como actores de esta película llamada vida, tenemos que aceptarlo. Después de todo, somos solo empleados de la producción. No sabemos si al final tendremos el Oscar a la mejor actuación, o siquiera una nominación, pero definitivamente si iremos a la alfombra roja y disfrutaremos de una gran espectáculo y obviamente si nos portamos correctamente. Y si es cierto que existe, iremos a la fiesta post show. Todo depende de cómo aprovechemos nuestro tiempo en pantalla.

Hoy hace 17 años, una vida se fue, marcando profundamente a dos. Pero sé que estos dos nunca olvidaremos a esa que de alguna forma nos contagió de amor, disciplina y mucha sabiduría.

Gracias!

(Articulo escrito el 23 de Octubre del 2013)

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud