Criticas y Artículos de Cine

Critica a “Ingrid Goes West” (2017) de Matt Spicer

Ingrid Goes West
Ruben Peralta Rigaud

“Ingrid Goes West” cuenta la historia de Ingrid Thorburn (Aubrey Plaza), una inestable joven norteamericana a la que le cuesta hacer amigos. Para remediar este problema, ella utiliza las redes Ingrid Goes Westsociales para acercarse a chicas a quien ve como modelos a seguir. En su búsqueda descubre el perfil de Instagram de Taylor (Elizabeth Olsen), una influyente fotógrafa, a quien decide conocer haciendo todo lo posible para convertirse en su amiga de la “vida real”. Después de varias maquinaciones, las dos jóvenes terminan convirtiéndose en amigas hasta el día en que desenmascaran a Ingrid.

Este drama/comedia independiente dirigido por Matt Spicer (Escritor de “Flower” 2017) y protagonizado por Aubrey Plaza y Elizabeth Olsen, es un curioso objeto de estudio. De primera instancia es una sátira sobre los excesos de las redes sociales y su influencia en el comportamiento de las personas, una película con un humor potencialmente corrosivo y mordaz. La película fascina y desconcierta a la vez, tanto así que las intenciones de los autores parecen vagas y a veces ingenuas. Algunas de sus elecciones, en su mayor parte contradictorias, conducen a un improbable desorden a gran escala que alcanzará paroxismos en una escena final memorable. Ciertamente, es una broma, pero es una broma alegre que pone a pensar en la condición de nuestro ego.

La escena de apertura de “Ingrid Goes West” parece sacada de una extraña película de terror. Excepto que es la vida real. Encontramos a Ingrid (Plaza) llorando desconsolada,  con un aparente odio hacia su amiga, el que va en aumento mientras obsesivamente revisa una imagen tras otra en su página de Instagram. Ella rápidamente se da cuenta de que actualmente se está casando y no se molestó en invitarla. La reacción de Ingrid es de leyenda.

En su Opera Prima, Matt Spicer dibuja sin mucha sutileza la superficialidad de las redes sociales y los cambios que pueden inducir en la vida cotidiana de sus fervientes usuarios. A través del personaje de Taylor, la réplica perfecta de innumerables blogueros con decenas de miles de seguidores que han invadido la web, la película destaca las mentiras de auto disfrazarse en Internet. Todo, o casi todo, en la vida de Taylor es una cuestión de falta de autenticidad, arreglo o reapropiación con fines publicitarios. Su experiencia de lo real se filtra inmediatamente por las mentiras impuestas por el mantenimiento de la imagen falsa que ella crea para sí misma. Esto se ve reforzado por la llegada de Ingrid. Esta, imita sus acciones y gestos, como para enfatizar aún más la superficialidad de este modo de apropiación del mundo. La crítica de “Ingrid Goes West” no es nueva: la actividad de nuestro ego se mide por las tendencias en las que puede encontrar su explicación. Somos nuestra imagen, tan falsa como es, porque el ego detecta una trampa y recupera la confianza.

La película está limitada a una sátira primaria de las redes sociales y no busca profundizar un cuestionamiento ontológico sobre la naturaleza del ego. Ingrid es culpable de mentir, aunque solo sea como parte de otra mentira, mientras que los otros personajes son retratados básicamente como humanos “cuerdos”. Sus acciones revelan que al principio son “buenas personas”, a pesar de su irritante superficialidad. “Ingrid Goes West” postula la existencia de una solidez del ego donde no existe, es decir, más allá de la imagen de nosotros mismos donde ya concretamos nuestro poder de ‘estar.

La humanidad piensa que las redes sociales son un medio para solidificar relaciones en las arenas movedizas sobre las que esta descansa. Es una broma de la que es mejor que nos burlemos. Somos solo el producto de nuestras interacciones con el mundo y las fuerzas que nos impulsan. Estamos felizmente dedicados a vagar por el limbo del cambio y crear constantemente nuevos eventos.

“Ingrid Goes West” explora reiterativamente la obsesión, el comportamiento acosador y la necesidad de ser notado, tanto en las redes sociales como en la vida real. También toca la dualidad de los personajes conectados en línea, versus con los que interactuamos en la vida real. La película usa Instagram, Twitter u otras aplicaciones de redes sociales. Aunque Instagram se trata de compartir fotos de eventos al momento, es mucho más personal. Temáticamente, la película se deleita con los sentimientos de ver la vida de otra persona y las razones detrás de estos sentimientos.

La película navega dentro del aspecto más inexplorado de las redes sociales, pero en lugar de culpar a las redes sociales en sí, vuelve la vista y examina a las personas que están detrás de las pantallas de sus teléfonos. Ingrid es obviamente mentalmente inestable, solitaria y extremadamente insegura, y eso juega un papel importante en la forma en que su personaje ve a Instagram y define sus acciones a lo largo de la película. Explorando el aspecto más oscuro de nuestros sentimientos cuando hacemos clic de las fotos de los demás. ¿Desearíamos ser ellos? ¿Deseamos hacer amistad con los que seguimos porque creemos que de alguna manera son mejores? ¿A veces nos sentimos menos por nuestras vidas? Tal vez. La hierba siempre es más verde en el otro lado, ¿verdad?

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: