Criticas y Artículos de Cine

Critica a “Gerald’s Game” (2017) de Mike Flanagan

Ruben Peralta Rigaud

Stephen King es considerado el rey del horror. Ha ganado este título después de más de cincuenta novelas y numerosos cuentos. En sus narrativas, siempre existe la lucha entre el bien y el mal, dando la mejor garantía de best-seller, colocando a sus personajes en épicas e impresionante situaciones minimalistas (The Dark tower, It). Pero King también tiene un punto débil para las historias muy íntimas, que a menudo sólo juegan en un lugar y con sólo una o dos figuras en el foco.

La más famosa de estas historias es sin duda “Misery” (adaptada al cine con el mismo nombre en 1990), en la que un autor de best-seller es secuestrado y maltratado por una de sus seguidoras. Menos conocida, pero también contada desde una cama es la novela que King escribió inmediatamente después de “Misery”. “Gerald’s Game” es sobre una mujer esposada a su cama, después de una sesión semi-erotica con su recién fallecido esposo. El director y guionista Mike Flanagan adaptó esta novela para una producción homónima de Netflix.

Para reanudar su matrimonio, Gerald (Bruce Greenwood) y su esposa Jessie (Carla Gugino) hacen una excursión a su solitaria casa en las montañas por un fin de semana. Aparte de un perro perdido, nadie sabe que están allí. Poco después de su llegada Gerald insta a Jessie a tener relaciones sexuales pero con un ingrediente diferente: ata a su esposa a la cabecera de la cama y comienza un juego de roles en el que no es su marido, sino un ladrón. Jessie no quiere, e implora a su marido a parar. Pero incluso antes de que Gerald pueda quitarle las esposas, sufre un ataque al corazón y cae muerto al suelo. Jessie rápidamente se da cuenta de que su vida está en sus manos y que probablemente nadie vendrá a ayudarla. Pronto aparecen peligrosos visitantes, pero, ¿son reales? ¿O juegan con ella sus sentidos llevándola a la locura?

Las historias de King a menudo involucran muchos elementos psicológicamente aterradores, recordando a los fans que muchas veces, las cosas más espantosas residen dentro de los humanos. La incorporación de estos elementos psicológicos puede ser eficaz para algunos, pero en el caso de Jessie, desvían su atención para centrarse en sus problemas del mundo real. Hay fuertes conexiones entre las decisiones tomadas por Jessie hasta este punto y por qué ella está específicamente involucrada en estas situaciones, dando como resultado tangente que la película se aleje para explorar, olvidando las amenazas del mundo real.

En su novela, Stephen King deja una buena parte de la trama dentro de la cabeza de la protagonista, en la que diferentes voces hablan de las diferentes posibilidades para que ella pueda salvar su vida. En el libro están las mejores amigas de la secundaria que representaban diferentes aspectos del carácter de Jessie. Mike Flanagan (Oculus, Quija: Origins of Evil) sin embargo, ahorra más en el personal y en su lugar únicamente utiliza las voces de sus dos actores principales: Bruce Greenwood y Carla Gugino. La voz del fallecido Gerald siempre apela a las debilidades de Jessie , mientras que el fantasma de Jessie representa a la mujer clara y fuerte. Esta tríada creada por Flanagan crea varios momentos muy opresivos: historias de Gerald y sus amigos, que al parecer conocidas por ella pero bloqueadas, salen a relucir.

Pronto Jessie apenas puede distinguir entre lo que es realidad y lo que está en su mente, que a medida que avanzan las horas, se vuelve más deshidratada y generalmente más débil. Especialmente con esta ambivalencia, Flanagan juega brillantemente, mostrándole a sus espectadores el mayor tiempo posible lo que está realmente sucediendo en este pequeño dormitorio y lo que Jessie debería hacer.

“Gerlad’s Game” es una adaptación coherente de una de las obras menos conocidas de Stephen King, y eso que, la novela es a primera vista poco adecuada para una conversión de película, pero el director Mike Flanagan suele conocer el tono adecuado y encuentra imágenes que hacen que la vida interior de su heroína sea visible. Sólo el final atrae demasiado tiempo y toma el escenario aparte de su miedo.

Para los espectadores no familiarizados con la historia original de King, se podría pensar que la película llega a un final agradable y satisfactorio, sólo para continuar durante otros diez minutos que no necesitaba. No hay nada inherentemente malo con el final real, pero estas secuencias de epílogo desinflan lo que era un thriller de otra manera bien forjado.

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: