Criticas y Artículos de Cine

Critica a “American Made” (2017) de Doug Liman

Ruben Peralta Rigaud

Pablo Escobar está muerto desde hace 20 años y, sin embargo, el barón de la droga parece estar más vivo que nunca, al menos si miras la televisión y los últimos cinco años de Hollywood. El infame narco observó las maquinaciones y tácticas del cártel en “The Infiltrator” (2016), allí Bryan Cranston era un agente encubierto que quiso derrocar a la organización de lavado de dinero en Colombia. En “American Made”, por otro lado, Escobar es sólo uno de los muchos clientes a quien Barry Seal sirvió. ¿Que la vida escribe las historias más locas?, la muestra de que esto es cierto una vez más en la increíble carrera de un piloto de línea aérea, Barry Seal (Tom Cruise), que a finales de los años setenta y principios de los ochenta, se convirtió en uno de los mayores traficantes de droga. El Director Doug Liman (Edge of Tomorrow, The Bourne Identity) utiliza la mezcla de ficción y realidad de una manera adecuada, agregándole el valor de entretenimiento, arrojando también una crítica sobre los dudosos métodos de la inteligencia de Estados Unidos y las cuestionables políticas del gobierno de Ronald Reagan. Sin más preámbulos, la película subraya en las primeras escenas el hecho de que el protagonista está bastante insatisfecho, a pesar de su despreocupado carácter. En la búsqueda de una verdadera distorsión nerviosa, Barry apaga el piloto automático durante el trabajo para asustar a sus pasajeros con un declive a propósito. En una sus andanzas conoce a Schafer (Domhnall Gleeson) un miembro del personal de la CIA, y este le propone volar para el servicio de inteligencia a Centro y Sudamérica, donde va a tomar fotos desde el avión de los campamentos comunistas. Barry no lo piensa mucho y demuestra ser un proveedor de imagen fiable, por lo que Schafer pronto le asigna otras tareas.

Liman y el guionista Gary Spinelli (StashHouse) convierten a estas absurdas implicaciones en no sólo una historia de la vida real, sino que las transforman en una aventura de casi dos horas, guiadas por el carisma de su actor principal. Cruise, no solo opaca en minutos en pantalla a sus secundarios, si no que lleva al público durante situaciones que rayan lo ridículo, pero que con su talento las hace parecer verisímiles. La utilización de animación como un mapa, sobre el cual Nicaragua inicialmente se ubica erróneamente, es un claro reflejo de la ignorancia de muchos estadounidenses. Y las imágenes de archivo, de Ronald Reagan y su esposa Nancy, revelan una hipocresía que invita a la risa.

Para contar esta increíble historia bajo la administración Reagan, Doug Liman a menudo utiliza el tono de la comedia y juega con el encanto retro del cine estadounidense de los años 70. Ni un solo tiempo muerto, los desarrollos en ruinas, y muchos de ironía, Barry Seal se presenta como una crítica subyacente de los Estados Unidos de Reagan, dispuesta a traicionar sus valores en nombre del beneficio. De hecho, es a través de las acciones del piloto de línea aérea que la CIA recluta, pues  les sirven a su lucha contra el comunismo. Seal también entrego armas a los guerrilleros, que iban a derrocar al gobierno sandinista. Irónicamente, en ese mismo avión el cártel envió cientos de toneladas de cocaína a la Florida. Todo esto ocurre mientras es presentado a Reagan como un ex vaquero de Hollywood que dijo que estaba listo para hacer cualquier cosa con tal de luchar contra el narcotráfico. Las imágenes de los flasbacks son presentadas sobre un amarillo sepia, que posee deliberadamente el grado distintivo y los tintes fríos de las videocámaras de la época. Este sesgo estético, diseñado para sumergir al espectador a finales de los años setenta y principios de los ochenta, funciona bien, sin ser original. El uso de imágenes de archivos de televisión estadounidenses dentro del montaje, por lo general irónicamente intercalado con un monólogo de Cruise, mantiene este thriller en la línea derecha del cine político estadounidense.

Sin embargo, no nos equivoquemos: el entretenimiento es claro aquí. Ya sea con el colorido encuentro de Barry Seal con el cártel colombiano, que quiere despegar su avión sin suficiente pista de aterrizaje con cientos de kilos de cocaína en medio del bosque y las montañas, o con el exceso que adorna su vida personal luego que inicia sus negocios, Doug Liman quiere ponernos a plena vista su propósito y alcanza con bastante facilidad su objetivo. Narrando la acción como comedia, Tom Cruise utiliza y abusa de su eterna sonrisa y logra hacernos sus cómplices, es increíble la irremediable identificación del público con carismáticos anti-héroes. Al piloto sin dudas le gusta su país, pero sobre todo porque le permite hacerse rico y no pasar por la celda de la prisión. ¿O no es ese el nuevo sueño americano?

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: