Criticas y Artículos de Cine

Critica a “Spider-Man: Homecoming” (2017) de Jon Watts

Ruben Peralta Rigaud

A pesar de que el jefe de Marvel Studios, Kevin Feige es un gran fan de Spider-Man, hasta su breve aparición en “Civil War” nunca se le había permitido que participe junto con “The Avengers” por cuestiones legales. La razón: Mucho antes de que el gigante de historietas fundara su propio estudio (que luego fue adquirido por Disney), este vendió los derechos del personaje a Sony Pictures. Después del desastre en taquilla y crítica que fueron las películas en modo de ‘’reboot’’ que creó Sony, y el arrollador éxito que está teniendo Marvel con sus películas, estos llegaron a un acuerdo. El joven arácnido se quedaría en la casa adoptada, pero los creadores tendrían el derecho a la producción de la película y a la inclusión de este en la saga de películas por venir. Marvel no recibiría un centavo de las ganancias de las películas.

Después de su espectacular debut en ‘’Capitán América: Guerra Civil’’, el joven Peter Parker (Tom Holland) descubre poco a poco su nueva identidad como Spider-Man. Inspirado por su experiencia con “The Avengers”, Peter regresa a casa con la tía May (Marisa Tomei), bajo la mirada de su nuevo mentor, Tony Stark (Robert Downey Jr). Este trata de continuar con su rutina, pero en el fondo, Peter sueña con demostrar que es más que un superhéroe de barrio. La aparición de un nuevo enemigo, “Vulture” (Michael Keaton), pondrá en peligro todo lo que le importa a él.

Cuando el personaje de “Spider-Man”  sale de la primera trilogía de Sam Raimi, fue presentado muy oscuro y centrado en la psicología tortuosa del personaje interpretado por Tobey Maguire. “Homecoming” relanza la franquicia basada en uno de los elementos que ‘’The Amazing Spider-Man’’, no pudo reflejar. El joven arácnido es un adolescente, en plena secundaria que tiene primero que lidiar con los problemas hormonales de la etapa y luego enfocarse en sus súper poderes. El Spider-Man de Andrew Garfield tenía muchas cualidades positivas, pero el toque de juventud e inocencia era representado de una manera muy pobre, ya que la trama de las películas del director Marc Webb, avanzaba con tanta rapidez que no dejaba al público disfrutar del personaje. Este enfocó sus fuerzas en que el personaje luchara en contra de un enemigo, o varios.

“Homecoming”  se enfoca aún más en la edad de Peter Parker. Muestra al niño que habla mucho y que es un poco torpe pero con mucho valor, cuyo único amigo es Ned (Jacob Batalon), un nerd experto en computación. Tom Holland pasa a ser la nueva mascota de la saga, pues además de ser un cuasi-adolescente era una opción perfecta: dinámico, carismático, y con experiencia cinematográfica. Un pequeño encanto juvenil y un poco de sencillez, resumirían el carácter de su personaje. La visión que tuvieron los productores fue ideal, un actor que representará a los Millenials, y que a la vez no los haga sentir muy maduros. Este nuevo comienzo es incluso una película de adolescentes, ya que explora muchas inseguridades en situaciones que la mayoría conoce. Muchas escenas en escuela secundaria eran necesarias, ya que la mayor parte de la película gira en torno a la fiesta de fin de año. Incluso muchas escenas son inspiradas directamente de ‘’Breakfast Club’’ y ‘’Ferris Bueller’s Day Off’’ de John Hughes. Claro está, la trama no abunda dentro de la ya conocida historia de Peter y la búsqueda eterna de una identificación paterna, la misma es clara sustituida por Tony Stark, el cual en muchas secuencias ofrece ese aire paternalista que hace despertar ciertas dudas.

Si Sam Raimi tomó la inspiración de sus películas en los cómics del período de Steve Ditko y John Romita, para Jon Watts (Cop Car, 2015) y sus seis guionistas las musas llegaron por las historietas de Brian Michael Bendis, aunque una de las secuencia de la película está inspirada directamente en uno de los momentos más famosos de la época Lee / Ditko (Amazing Spider-Man # 33). Nos encontramos con el mismo deseo de reinterpretación de los primeros villanos (en esta ocasión protagoniza Vulture, con apariciones de Tinkerer y Shocker); vemos elementos como a la tía May, más joven y atractiva, lo cual es la base para varios momentos divertidos de la película, incluyendo su final; y su mejor amigo Ned inspirado en el personaje Ganke que aparece con Miles Morales en el segundo Spider-Man. Comparar las películas anteriores a esta no será difícil para el espectador entrenado,  porque saben que esta nueva serie de películas se van a desarrollar con el tiempo y van a presentar las diversas facetas del personaje. Watts y sus escritores  han optado por hacer una comedia de acción en lugar de inclinar la historia hacia el drama, al igual que las películas de Sam Raimi y Marc Webb. Esto ha ocurrido por la necesidad de sintetizar los grandes arcos de los personajes conocidos de Marvel, asi como con la necesidad de ir acorde con estos tiempos y encajar perfectamente dentro de las películas venideras. De este modo, el personaje se escapa por primera vez en 17 años, no sólo del fantasma de su tío Ben, sino también de la historia Osborn y de la muerte de Gwen Stacy en la franquicia.

Watts tiene otro protagonista que había sido obviado en sagas anteriores, la ciudad de Nueva York. Urbe en donde los edificios son muy altos para “conectar la tela de araña”(lo que se traduce en un gag muy eficaz) e incluso, la producción osa de mover la acción temporaria fuera de la ciudad, varias veces. La inclusión del personaje de Spider Man en el Universo cinematográfico de Marvel abre varias puertas a más personajes.  Pero esta integración de Spider-Man nos da una visión desde la perspectiva del hombre de la calle, no solo la de un adolecente inseguro que busca agradar a una chica. Se muestra a los niños que crecen en un mundo donde existen superhéroes, donde la batalla de “The Avengers” en la ciudad es como el 11 de septiembre, un acontecimiento que estudian en clase y con el Capitán América como profesor (en videos).Las consecuencias de estos acontecimientos también dan motivación al villano principal de la película, un capataz que sufre las consecuencias burocráticas del ataque. Michael Keaton le da toda su intensidad y rabia contenida, sin perder su humanidad incluso cuando se pone su traje Bird…perdón, de “Vulture”. El nivel de acción de ‘’Homecoming’’ hace de esta francamente una película divertida, enfocada para toda la familia por sus secuencias aleccionadas, pero necesarias para moldear el personaje, escenas que podrían rallar en lo cursi, pero que al final, tienen un motivo. Marvel otra vez entrega un resultado más que satisfactorio, una película divertida, llena de muy buenas secuencias, personajes entrañables y una muy interesante escena al  final de los créditos.

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: