Criticas y Articulos de Cine Festival de cine en Cannes Festivales

Crónica Cannes 2017: “Okja” (2017) de Bong Joon-ho

Ruben Peralta Rigaud

En un hecho algo extraño, “Okja” se ha convertido en el mayor problema político del festival de cine de Cannes 2017. La película es producida por Netflix, y los directivos franceses del certamen exigieron que la misma sea distribuida en salas de cine para evitar la sola distribución de Netflix, pero no pudieron aplicarles la medida. Es por esto que El festival ha anunciado una nueva regla a partir de 2018 que exige lo antes mencionado.

En el estreno para la prensa, “Okja” de Bong Joon-ho, creo abucheos y aplausos en casi la misma ponderación. Y para agravar la situación, la película es una maravillosa obra. Para el deleite de muchos otros, estará disponible del 28 de junio 2017 en Netflix. Y es así como esta película trae dos preguntas: ¿por qué la industria del cine clásico y/o de autor no puede ser visionaria? y ¿cómo queremos utilizar realmente la audiencia?

Con su segunda película internacional, Bong Joon-ho se ha convertido en el maestro del cine globalizado, conjugando varios lenguajes y nacionalidades dentro de sus películas. Repite con Tilda Swinton como Lucy Mirando, directora general de Mirando Corporation, una empresa familiar de carnes y agricultura. Mirando Corporation era conocida como una empresa fría y sin escrúpulos, enfocada netamente a hacer dinero, obviando la calidad de sus productos.  Lucy se da cuenta que mientras más orgánico el producto, mejor apreciado por el público será, y es ahí cuando tiene una vision. Para ello, su laboratorio concibe a un súper cerdo que sería criado en diversas partes del mundo bajo regia supervisión de la empresa: veintiséis super cerdos se distribuyen y al cabo de diez años el mayor de los cerdos debe ser sacrificado.

El desafortunado ganador es Mija (Seo-Hyun Ahn) con su cerdo Okja, viviendo en Corea del sur. El abuelo de la joven no le había dicho nada acerca de la competencia y se vuelve comprensible la desesperación de Mija cuando Okja desaparece de repente luego de la visita del Dr. Johnny Wilcox (Jake Gyllenhaal). Okja va de camino a Seúl y recibe la inesperada ayuda del Frente de Liberación Animal, un grupo no violento que vigila los derechos de los animales, liderados por Jay (Paul Dano). Hasta este momento parece tener la impresión de una película para niños. Pero la trama da un giro interesante y en cuestión de segundos, la historia cambia, para mostrarnos una comedia con tintes negros sobre el negocio de carnes y otros productos.

Desde el principio, la perspectiva, la narrativa y en especial los efectos visuales de la criatura son impresionantes. Bong Joon-ho ha creado una película de aventuras, llena de muchas indicaciones oscuras. Pero por encima de lo que pudiese contar, los efectos especiales juegan un papel importante dentro de la trama. Estos están diseñados no sólo para presentar al animal con un cuidado perfecto, dichos efectos servirían para crear cierta emoción al público y darle cierto toque de heroísmo a Mija.

Y la verdad es clara: Okja y los de su especie están destinados a ser comidos como filetes y asados. Son objetos, no sujetos y sólo sirven para dos propósitos: ser comidas y hacer a Mirando Corporation más rica.

El truco de Bong Joon-ho es hacer que el animal sea más que un nombre, sino que sea un símbolo, para muchos, no solo para Mija. Y es allí que cuando ya tiene al público de su lado, lo manipula. Okja es una película con un mensaje muy claro: vivimos en un mundo globalizado, no importa que tan avanzados pensamos ser, los motivos siempre serán pre-históricos. La cuestión de dónde y cómo conseguimos nuestra comida y que o quien tiene que sufrir y morir por ello nos importa, la palabra “orgánico” resulta más relevante que nunca y no puede seguir siendo una etiqueta más preciada que las demás.

Okja no es sólo una muy buena película, sino que es visualmente tan diversa, ambiciosa y visionaria como su historia. Que todo esto haya sido creado para verse en un iPad o un teléfono móvil, me parte el alma.

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud