Cine Dominicano Criticas y Articulos de Cine Festival Internacional de cine Miami Festivales

Critica a “Death by a Thousand Cuts” (2016) de Juan Mejía Botero y Jake Kheel

Ruben Peralta Rigaud

Los haitianos dependen del carbón vegetal como fuente primaria de combustible para cocinar y, habiendo agotado sus propios recursos naturales, estos cortan ilegalmente árboles de los bosques protegidos de la República Dominicana para satisfacer su demanda del material mencionado. En enero del 2012, el guarda-parques Eligio Eloy Vargas (Melaneo) fue asesinado a machetazos cerca de la frontera de Haití y República Dominicana. Trabajando en el parque nacional de la Sierra de Bahoruco, Vargas era el encargado de combatir la epidemia de deforestación ilegal para el comercio de carbón que ha ejercido daños incalculables sobre los bosques del parque y la vida silvestre. Una de los más afectadas por la muerte de Melaneo es su esposa Calina, de nacionalidad Haitiana, ya que el principal sospechoso es un tal Pablo Tipal, haitiano también.

En las ciudades ubicadas a lo largo de la frontera del lado dominicano, la noticia del asesinato sirvió para inflar la tensión ya existente entre los dominicanos y haitianos que viven en el área, quienes en su mayoría emigraron ilegalmente.  La Sierra de Bahoruco es parte de la reserva de la biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo de la UNESCO. Este parque nacional es uno de los lugares de biodiversidad más importantes de todo el Caribe. Es el hogar del solenodonte, un extraño mamífero que vivía con los dinosaurios, así como seis anfibios en crítico estado de peligro de extinción. Los expertos también han documentado 107 especies de aves, incluyendo muchas especies endémicas y más de 1,500 plantas en la reserva. Mucha de la flora y fauna que se encuentra aquí ya no existen en el lado haitiano, ecológicamente devastado. “Death by Thousands Cuts” explora cómo existen carteles que han convertido la deforestación ilegal en un lucrativo negocio y un punto que impulsa más el sentimiento anti-haitiano de muchos dominicanos del área. Además, sugiere que las leyes racistas de inmigración del país están realmente vinculadas a la desigualdad de la riqueza y a la lucha por los recursos naturales a lo largo de la región fronteriza.

Los realizadores Juan Mejía Botero y Jake Kheel exploran los horribles sentimientos que surgieron entre dominicanos y haitianos por el asesinato, y que con una aparente calma, dicho estrés continúa cocinándose a un nivel muy bajo. Sin embargo, los directores también miran atrás y explican la complicada historia de la isla compartida entre la República Dominicana y Haití, que se entrelaza en el presente. Desde el principio, la película argumenta que el evento clave fue la adopción por parte de Dominicana de una política de preservación de sus bosques. Por el contrario, Haití no emprendió tal iniciativa, y en la década de 1970, sus bosques fueron diezmados.

La película esta filmada en un estilo documental clásico, con entrevistas y material de archivo. Mejía Botero y Kheel usan estas herramientas para crear un ambiente denso, tenso y paranoico que parece caracterizar la vida en la frontera. Ayudado por una cuenta musical de suspenso, Death By A Thousand Cuts se siente así, pero en última instancia va mucho más profunda en las preguntas urgentes que podrían definir el futuro de nuestra sociedad global. Aunque la película pudo haber comenzado representando a haitianos como transgresores y dominicanos como víctimas, la relación entre los dos países resulta ser mucho más compleja. En varios puntos, los cineastas insertan información histórica que revela que los haitianos hicieron su camino históricamente por la frontera hacia la República Dominicana y fueron a veces víctimas de atrocidades a manos de los dominicanos en eventos como la masacre de Perejil de 1937.

Curiosamente, la hostilidad de los dominicanos hacia los haitianos parece alimentada más por temores de cambios demográficos y culturales que por cualquier cosa ecológica.

“Death by a Thousand Cuts” proporciona la historia de las relaciones entre Haití y la República Dominicana, que datan del siglo XIX. A pesar de que con el tema de la producción ilegal de carbón de Haití, la película se concentra en esta tensión nacional como una respuesta al asesinato de Melaneo. Sin embargo, también hay evidencia que sugiere que los haitianos podrían no ser los únicos responsables de la deforestación ilegal en la República Dominicana.

Death by a Thousand Cuts – Official Trailer from Human Pictures Film on Vimeo.

“Death by a Thousand Cuts” fue presentada durante la edicion del 34ava edicion del Miami film festival

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud