Cine Dominicano Criticas y Articulos de Cine

Loki 7: el perro de la Siberia (2016)

Loki 7
Escrito por Gretel Herrera

Cartel de Loki 7En el mar la vida es más sabrosa, en el mar te quiero mucho más, con el sol, la luna y las estrellas, en el mar todo es felicidad. Este delicioso estribillo de la autoría de Carlos Argentino que la Sonora Matancera musicalizó magistralmente es todo lo que queda en la mente del espectador ante la visualización del último filme de Ernesto Alemany. Loki 7: el perro de la Siberia (2016), promocionado durante meses como una kallisteia en la Isla de Lesbos donde apolos de torsos apolíneos y bíceps trabajados posaban sin dar más pistas narrativas, definitivamente ha quedado solo en eso. La exaltación del cuerpo masculino, un leit motiv anecdótico, la concepción femenina a lo kalon kakon, la cosa hermosa-malévola, Pandora del este y un puñado de estereotipos más hacen del filme un producto bastante menor.

Álvaro (Isaac Saviñón) es un joven inmaduro con una caterva de amigos de diversos orígenes culturales que lo conocen desde chico y lo apoyan en todas sus aventuras. Inserto en la larga lista de personajes desorientados del cine dominicano que van por la vida siguiendo los designios de un guion insubstancial, la historia comienza cuando un plan suyo sale mal. Este será el rudimento temático de una serie de eventos que van secundándose forzadamente en una espiral de acción, reacción, repercusión, sin verosimilitud ni coherencia.

La película es un producto comercial alla maniera de la comedia dominicana más pedestre. Su formato se acerca más a la obra de Roberto Salcedo y el estilo de comedia ligera que este ha perpetuado, que al talante que sentó precedente en La Gunguna (2015) el pasado año; una película también comercial pero del tipo que aun tiene algo por decir, que presume de estilo, personalidad, que los personajes están bien construidos, que tiene historia, que busca la conexión sin hacer excesivas concesiones. De aquella pervive la fórmula director, guionista y fotógrafo, aunque esta vez los mayores logros se los lleva Juan Carlos Franco.

Foto fija Loki 7El relato de Loki 7, es una anécdota que llevada a 106 minutos de metraje pierde el norte. No hay historia en este filme, no hay conflicto, no existe un hilo conductor sólido que lo atraviese sin chocar con una total falta de unidad narrativa. El problema – la supuesta inmadurez de Álvaro y las acciones que toma- se diluye en numerosos trances irresueltos y que en la generalidad carecen de credibilidad. La situación inicial que presenta se ofrece absurda, casi disparatada y esta es la que da pie a innumerables puntos de inflexión que no apuntan a crisis ni conflicto alguno.

Álvaro y sus amigos nunca experimentan un estado de crisis, un peligro real, ni cuando estafan a la mafia rusa, ni cuando estafan a Moncho. El dilema de turno se va diluyendo y pasando de mano en mano quedando en todos los casos como una intriga burlesca resuelta de forma caótica. Sus dos grandes preocupaciones podrían resumirse en la marca de la bebida que tienen en la mano y en los arbitrios de la damisela que tengan en la mira. Toda la mitología asociada a los filmes de mafias, estafas y de gánsteres, ha sido soslayada por un filme donde la concepción del crimen y la intimidación es pura comedia. Cierto es que es una comedia, pero el juego con la parodia, el sarcasmo y la estilización de la violencia – recurso fundamental en el cine de corte rupturista y referencial del cual obviamente da cuentas Loki- queda en este caso en concepción arbitraria –estrategia poco lograda- que resiente la veracidad haciendo que la concepción global del filme sea un burdo estarcido de piezas de referencia como Reservoir Dogs (1992), Snatch (2000) u Ocean´s eleven (2001).

Por otro lado está la ligereza extrema de los personajes. Estereotipos personificados, desde el mafioso ruso hasta la utilería femenina no hay caracterización; cosa que por demás ayuda a emplear los diálogos en una búsqueda desesperada del chiste fácil, de la conexión exasperante con el espectador ya sea a través de las innumerables alusiones sexuales, la cosificación de los personajes, el don´t worry be happy caribeño o la eterna propuesta de un cine que al igual que los anuncios del verano cervecero, menciona el peligro en letras muy pequeñitas, sumamente rápido y ya cuando el espectador está ebrio de gozo entre mansiones altisonantes y cuerpos lustrados.

Loki 7Son los aspectos relacionados con la construcción de la imagen los que salvan a este filme. Una dirección de arte solvente que logra manejar con precisión los requerimientos de un producto poco exigente y una fotografía bien lograda que resulta destacable dentro del conjunto por establecer una visualidad bastante peculiar en el cine dominicano, relativa al buen dominio de la técnica fotográfica. El manejo del contra campo, del fuera de foco, de las planos poco convencionales, de las referencias visuales como el plano inferior de entrada de los seis amigos que remite directamente a Reservoir Dogs (1992), la agilidad de la cámara y el tratamiento visual de la zona costera que rechaza la típica aproximación publicitaria que se repite en cada filme nacional con vistas marinas. La fotografía de Franco es sin dudas, el logro más interesante de este filme y lo que en cierta forma lo salva de una mediocridad supina.

Existen en la República Dominicana pocos directores de cine que mantengan un discurso metódico donde se puedan identificar las historias y un estilo propio. Los ejemplos van a extremos, desde un Roberto Ángel Salcedo sin duda un director reconocible y reconocido; a la dupla Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas. Con Loki 7: el perro de la Siberia, Ernesto Alemany se une a ese nutrido grupo de creadores trashumantes que pueden dar bruscos cambios discursivos tirando por la borda todo el ingenio anteriormente demostrado. Si La Gunguna fue un outlier, un black swan, una ruptura en el continuum narrativo, estético y fílmico de las películas dominicanas: ¿qué cosa es Loki 7: el perro de la Siberia? ¿A commonplace, a pink swan?

Trailer:

Título: Loki 7: el perro de la Siberia

País: República Dominicana

Año: 2016

Productora:

Dirección: Ernesto Alemany

Guion:  Miguel Yarull

Música: David Vazquez

Fotografía: Juan Carlos Franco

Reparto:  Isaac Saviñón, David Chocarro, Shalim Ortíz, José Guillermo Cortinez, Carlos de la Mota, Marco de Paula, Héctor Aníbal, Manny Pérez, Natasha Yarovenko, Cynthia Olavarría, Soni Hill, Elvira Taveras, Enrique Quailey, Uxío Lis, Jean Jean, Carlos Forero

 

Acerca del Autor

Gretel Herrera