Criticas y Artículos de Cine

El trabajo de Emmanuel Lubezki antes del Oscar 2015

Son dos años consecutivos ya los que llevamos maravillándonos ante el preciosista y virtuoso trabajo de fotografía que supone sendos Oscar destinados a un mismo nombre: Emmanuel Lubezki. Pero su camino, desde luego que no empieza, y probablemente tampoco acabará, en “Gravity” y “Birdman”. Terrence Malick o Tim Burton son algunos de los ilustres nombres que le han guiado por el camino que le ha llevado a gozar de tan merecido reconocimiento.

Los mejores directores de fotografía a menudo generan fructíferas relaciones creativas de larga duración con cineastas de primera –piensen en cómo Steven Spielberg utiliza Janusz Kaminski, por ejemplo, o la cantidad de planos icónicos que Roger Deakins ha puesto en marcha para los hermanos Coen– pero pocos son tan afortunados como Emmanuel Lubezki, de 50 años de edad, director mexicano de fotografía que además de 2 Oscars consecutivos, puede contar a Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu, Terrence Malick o incluso Ben Stiller, entre sus colaboradores más cercanos.

Nominado al Oscar cinco veces, y ganador del mismo durante los dos últimos años, el talento de Lubezki (apodado “Chivo” por sus amigos) ha conseguido tiros de cámara impresionantes, incluso imposibles, como lo es la obertura de su nueva épica espacial, “Gravity”. Al mismo tiempo, tiene un talento para hacer parecer naturales esos planos técnicamente tan difíciles, un truco al que también da buen uso en sus proyectos magníficamente filmados con Malick, y que ya atisbaba en sus primigenios trabajos.

Fue el caso de “Como agua para chocolate”, de la ópera prima de Cuarón, “Solo con tu pareja”, pero también custodiado por Tim Burton en “Sleepy Hollow”, por Michael Mann en “Ali”, de la mano de Rodrigo García en “Cosas que diría con solo mirarla” o enmarcando a un turbio y austero Sean Penn (y no solo por su bizarro mostacho) en la muy reivindicable “El Asesinato de Richard Nixon” ¿Qué cómo lo hace? El propio Lubezki nos lo explica vía Vulture, en base a tres de sus secuencias más prodigiosas y emblemáticas. Toda una masterclass del director de fotografía de “Gravity” y “Birdman”,Emmanuel Lubezki.

“El Árbol de la Vida”

Bellamente iluminada, la segunda película de Lubezki con Terrence Malick rebosa fascinantes imágenes y cuesta creer por veraz que resulte, que muchos de esos momentos fueron capturados de forma impervista sobre la marcha. Es el caso de esta secuencia, donde la cámara de Lubezki persigue a los jóvenes hijos de Jessica Chastain mientras corren alrededor de su casa . “Fui capaz de rodar una película como El Árbol de la Vida gracias a Y tu mamá también”, dijo Lubezki. “La cámara necesitaba capturar esa sensación de libertad y alegría que avasalla cuando se es joven. Aún y así, resultó muy pero que muy difícil, y requierió de un gran operador de cámara, un increíble primer asistente de cámara y otra persona que me guiara en la exposición según me movía entre los diferentes cuartos de la casa”.

Un condicionante que también significó que Lubezki continuará siguiendo a los niños en caso de que decidieran salir corriendo por la puerta principal. Y aunque la mayoría de los directores de fotografía requerirían de unas horas para preparar a su equipo para una incursión en el aire libre, Lubezki simplemente siguió filmando un mismo plano secuencia de forma contínua. “Si yo no hubiera rodado Y tu mamá también, habría resultado aterrorizado por la diferencia en la exposición entre el interior y el exterior, por las varientes que requerían la dirección de la iluminación en ciertos momentos, o la sobreexposición a la que nos condicionaron las ventanas”, dijo Lubezki.“Me tomó mucho tiempo llegar hasta este punto, en el que pudiera aceptar eso. Debía  ser un director de fotografía más maduro para que pudiera resultar menos maduro en mi trabajo”.

Esa libertad, afirmó Lubezki, fue algo que tanto él como Malick habían comenzado a explorar en “El Nuevo Mundo”, su película anterior. “Terry se acercó y me dijo: ‘Me encantaría probar esto, y si no lo logramos, pues nunca lo utilizaré. Jamás incluiría nada en la película que pudiera humillarte o hacerte sentir incómodo, pero vamos a tratar de movernos en el borde del abismo, porque es ahí donde las mejores imágenes surgen”. “Una vez dicho eso, y concedida de forma absoluta la libertad de fracasar, al fin pude liberarme de todas esas reglas y regulaciones que se me impusieron por ir a la escuela de cine y leer todos esos manuales”. Nunca mejor dicho, nunca mejor hecho.

 

“To the Wonder”

Para la película más reciente de Malick, una mirada poética a un hombre del medio oeste (Ben Affleck) y sus dos amores (Olga Kurylenko y Rachel McAdams), Lubezki rodó la mayor parte del metraje en Bartlesville, Oklahoma, donde Malick creció. Y sí, “To the Wonder” cuenta con un buen número de planos en la hora mágica con la marca distintiva de Malick, gente retozando entre hierba alta, como en esta secuencia, donde Affleck y McAdams tienen un idilio romántico en la naturaleza. “Tal vez para algunas personas no lo sientan como honesto porque ya ha grabado entre hierba alta antes, pero realmente es algo muy sincero”, insistió Lubezki. “No es obligado, no es que esté trtando de hacerlo bonito – ¡es su patio trasero! Es como cuando Woody Allen rueda en Nueva York, ¿por qué ves edificios altos una y otra vez en sus películas? Porque es un lugar que conoce bien.”

Esta es la única secuencia que Lubezki tomó con 65mm. “Y hubo una interesante razón para eso”, dijo. “Hay un momento en que uno se enamora, donde la luz se siente más cerca, donde las cosas se ven más grandes de lo que son. Se experimenta la vida de una manera mucho más poderosa. Y creímos que capturar este momento con un negativo más grande, con más resolución, ayudaría a sentirse un poco más de lo que está pasando en ese momento.”

Casi todo el diálogo de Affleck fue sustraído de la película en postproducción, un hecho que dejó el actor rascándose la cabeza.“Terry utiliza a los actores de una manera diferente”, dijo Affleck enGQ el año pasado, y agregó: “La tendrá [la cámara] encima de ti, y luego la inclinará hacia arriba y subirá a un árbol, por lo que pensarás, ‘¿Quién es más importante en esto – yo o el árbol?’”. Cuando se le preguntó, Lubezki se rió de la observación. “Creo que todos saben que el plano una parte más de la experimentación y la búsqueda de Terry, y todo el mundo en el set está muy abierto a sus sugerencias”, dijo. “Todos están atentos a pescar estas ocasiones, aquél momento que se siente como un momento encontrado, improvisado. Así que sí, la cámara a veces panea lejos del actor, pero Ben, Olga y Raquel nunca se quejaron. Al menos, no que yo sepa – tal vez fueron a sus agentes más tarde y les dijeron: “¿Qué cojones estoy haciendo?”

 

“Gravity”

Sí, anteriores planos secuencia de Lubezki con Cuarón han sido impresionantes, pero quedan empequeñecidos por la obertura colosal de “Gravity”, un plano de de doce minutos en el espacio exterior que comienza con una misión de reparación de satélites que va mal y termina con la astronauta Sandra Bullock terriblemente expelida al vacío. “Tengo que decir algo al respecto: ¡Cuarón trató de hacer el plano mucho más largo!” dijo Lubezki. “Me sentí un poco como la Inquisición, que entraba y decía: ‘Cuarón, esto es demasiado.’ Parecía artificioso, como si estuviéramos empujándola a más. No me gusta cuando una película se convierte en una serie de fotos tour de force, y en cierto modo, me decepcionó que con “Hijos de los hombres” el público se dió cuenta de que la escena del coche era un plano secuencia sin cortes . Si la gente nota eso, es como que están notando mi truco, ¿sabes lo que quiero decir? Lo hago para que la gente se sumerja en la película, no para presumir.”

Aunque Lubezki ha estado trabajando en otras películas desde que“Gravity” acabó la parte principal de producción, admitió, “¡Acabo de terminar de trabajar en este plano hace un par de semanas! Ha llevado muchos, muchos años.” Durante la producción, Cuarón y Lubezki gravaron a Bullock suspendida en un cubo de tres metros rodeado de luces LED; entonces trabajaron para componer las imágenes de la actriz con el agregado del espacio exterior durante la postproducción. “Se trata básicamente de iluminar la película por ordenador, no demasiado diferente a iluminar una película de Pixar”, dijo Lubezki. “Lo hice desde mi casa mientras la mayor parte del equipo de iluminadores de GC estaba en Londres.”

¿Por qué el plano secuencia? “Cuarón me dijo: “Quiero que sea la película más inmersiva que hemos hecho’”, explicó Lubezki. “Fue increíblemente difícil de hacer. Queríamos que esta película se percibiera tan naturalista como fuera posible, y eso es muy difícil de hacer en CG.” Con sus planos creciendo cada vez más, ¿tendremos que esperar la próxima película que Lubezki retrate para Cuarón consista en una toma contínua de dos horas? El cineasta se rió de la idea. “Si el público empieza a notar tu truco, es bueno pararlo en algún momento y empezar de nuevo”, dijo. “Es como borrar las pistas, de modo que la gente no te pueda localizar y seguir.”

En su lección magistral, Lubezki también trata “Hijos de los Hombres” y “Y tu mamá también”. Podemos terminar de leerlo enVulture.

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: