Criticas y Artículos de Cine Entrevistas

Consejos improvisados de Mark Duplass para ‘triunfar’ en la industria del cine

Ruben Peralta Rigaud

El niño prodigio (o no tan niño) del cine indie norteamericano Mark Duplass, se ha sacado de la manga un motivador discurso que escribió, como él mismo comentó, en varios trozos de papel en su hotel poco antes de salir. Como si de un Dr. Strangelove se tratara, con ese estilo canalla que le caracteriza, pero también con la destreza de un cirujano loco, Mark Duplass nos brindó en el South by Southwest (SXSW), los 8 consejos que debes seguir para triunfar en la industria del cine indie sin morir en el intento. Consejos que gracias a nuestros compañeros de Indiewire ponemos hoy a su disposición.

Mark Duplass, que ha estado muy ocupado estos últimos años trabajando en todos los ámbitos del sector audiovisual, se hizo un nombre en el mundo del cine tras protagonizar, co-escribir o dirigir películas referente del indie norteamercano como “Cyrus”, pero también como “Humpday”, “El amigo de mi hermana” o su primigenia “Baghead”, las cuales puedes descubir en filmin. Actualmente escribiendo una segunda temporada de” Togetherness”de HBO con su hermano Jay, la pareja sigue actuando en aclamadas series de televisión como “The League” o la premiada con el Globo de Oro, “Transparent”.

“La caballería no vendrá.”

Con estas palabras, el apasionado icono del mumblecore explicaba lo duros que son los comienzos para cualquier cineasta que empieza, y que, aunque tu material te parezca una mierda, y probablemente lo sea, debes seguir insistiendo en llamar a puertas hasta que algún día sea tu puerta la que sea llamada.

“Yo vivía en Austin en unos apartamentos de mierda de la ciudad. Estaba sentado allí pensando, estoy inspirado, estoy emocionado, quiero ser un director de cine. No tengo conexiones. Todo el mundo dice de coger una cámara y simplemente hacerlo, pero ¿cómo voy a llegar? ¿Qué se puede hacer cuando te sientes completamente perdido?”.

1. El cortometraje de 3 dólares

La tecnología es barata. No hay excusa para no rodar cortometrajes durante un fin de semana con tus amigos. De hecho, este año presentamos en Sundance una peli que rodamos con un iPhone, que luego se vendió a Magnolia (“Tangerine”, dirigida por Sean Baker).

Nuestra primera película se llamaba “Vince Del Rio.” Gastamos 65.000 dólares en esta película y fue una mierda. Casi nos rendimos de hacer películas y Jay estaba muy deprimido. Yo estaba un poco más animado. Lo único que teníamos era la cámara de vídeo de nuestros padres, que tenía un pixel muerto en medio de la pantalla. Le dije:“voy a conseguir una cinta.” Veinte minutos más tarde, Jay dijo que no podía conseguir grabar su mensaje del contestador bien y lo grabó un centenar de veces. Yo dije: “Eso está muy bien. Se trata de nosotros.”Así que rodamos una sola toma de veinte minutos improvisando. Lo editamos y acabó en unos siete minutos. Nuestro amigo David Zellner dijo: “Tenéis que presentar esto a los festivales.”

Esa película de tres dólares fue nuestra primera oportunidad para entrar en Sundance. Lo cambió todo para nosotros. Nos dimos cuenta de que no importa lo que parezca tu película. Recomiendo hacer uno de estos cada fin de semana con tus amigos más inteligentes. No tienen que ser gente de cine, sólo carismáticos. Una escena, de cinco minutos, lo ideal sería de carácter cómico, porque funcionan bien en los festivales. Los primeros van a ser una mierda. Probablemente. Algo para enseñar a tus amigos. Es cuestión de ir afinando. En algún punto descubrirás que tienes algo único que ofrecer.

2. Haz un proyecto por menos de 1000 dólares

A riesgo de decir que debes hacer una película auto-indulgente para tu primera película, sin duda debes realizar una película auto-indulgente para tu primera película. Este va a ser el comienzo de tu carrera. Durante todo el tiempo que va a estar en un festival, hay una pequeña posibilidad de que un agente te pueda firmar y dirán que la caballería está viniendo. Probablemente no sea así, pero vas a estar escribiendo un guión sin parangón por menos de $ 1.000.

Luego será un año el que te pases rodando esta película con el material disponible. Puedes pedir a todos los que puedan apoyarte todo aquello que puedan prestarte. Cuando mi hermano Jay y yo rodamos “The Puffy Chair,” teníamos un apartamento en Brooklyn. Entonces tenía una furgoneta. Había una tienda de muebles apunto de cerrar en Maine, de donde obtuvimos dos sillas. Fue perfecto porque tenía que quemar una de ellas durante el rodaje. Sabíamos que no tendríamos que esperar para hacerlo, que podríamos hacerlo a un precio barato. Así que te ves con un grupo de cinco a ocho personas. Compras luces y cables de extensión…ah, pero que tengan una política de devolución de 30 días. Así que vas a poder hacer tu peli gratis. Y hay lugares … donde se pueden comprar cámaras y devolverlas, o mismamente grabas con tu iPhone. Si tienes un agente en ese momento, dirá: “No hagas esto”. Si les escuchas, no conseguirás hacer la película. Lo mejor es hacer oídos sordos y rodar la peli por tu cuenta.

3. Enseña tu película a estrellas de cine

Aquí está la buena noticia: ¿A quién coño le importa la caballería? Tú eres la caballería. En todo festival de cine hay estrellas de cine. Cada festival tiene de tres a cinco estrellas de cine que vienen debido a los patrocinadores. Y vas a tener tu película frente a ellos. Díle a tu agente que envíe tu peli de 5.000 dólares a cada actor en la agencia, porque quieres hacer una nueva película con ellos. Muchas de esas estrellas pensarán, “Al diablo con eso, este tío no sabe lo que está haciendo.” Pero uno de ellos responderá. Vamos a llamarlo… Randy Hércules. Él estaba en una mal espectáculo de la CBS y estaba súper deprimido. Dirás, “Randy, vi tu programa, y creo que eres mejor que esto.” Vas a decir: “Quiero hacer un papel para ti, Randy.” Y él caerá rendido a tus pies. Te seguirá hasta el fin del mundo.

4. Hacer otra estúpida película barata

Ahora vas a hacer lo impensable. Vas a rodar otra película de 1.000 dólares, pero esta vez con Randy Hércules en ella. Incluso si haces una mierda, vas a hacer por lo menos 50.000 dólares con él. Randy hará un 20%. Puedes ir a Sundance y venderla por un millón de dólares. Probablemente esto no suceda. Y que. Ahora tienes una película que con sello VOD, porque tiene a Randy Hércules en ella.

5. Apóyate en el VOD

Dios bendiga el Video on Demand. Por favor, no rechacéis VOD. No esfumes todo tu dinero en un cine que perderá pasta y al que no irá nadie. Haz que alguien lo ponga en VOD y harás al menos 5.000 dólares porque Randy Hércules sale en ella. Y más importante aún, la industria estará empezando a fijarse en ti. Ahora tu agente dirá: “Ahora sí viene la caballería

6. Moverte a la TV

Como la extinción de las películas de clase media continúa, la acción se ha trasladado a la televisión. Si hiciste una buena película con Randy Hércules, venderás un buen discurso. Podrás conseguir gestar más proyectos. Puede que sí, o puede que no, pero probablemente podrías rodar algunos episodios de forma independiente y revendérselas a estas empresas a una cuarta parte del precio. Así que cogerás a Randy y su amigo, Dingleberry Jones. Rueda dos episodios y esboza el resto. Te garantizo que puedes vender el programa a un medio que deseará el contenido con la fiabilidad garantizada de un cineasta fresco como tú.


7. Producir el trabajo de tus amigos

Todos tus amigos dirán: “Tengo una idea, quiero rodar mi primera película con Randy Hércules.” Entonces puedes lanzarles mil dólares y decirles: “¡A por ello. Si te cagas la cama, está cancelado” Pero coge el 80% de ella y compártela con el grupo.

8. Aceptar los hechos duros

Así que ahora estás en esta extraña encrucijada en tu vida ganando dinero, (tampoco rico) financiando a tus amigos. Tu agente te llamará: “Esta vez, la caballería está jodídamente echando abajo tu puerta” Y tiene razón. Echas un vistazo a tu carrera y dices: “Estoy un poco cansado, porque he tenido que auto-generar cada proyecto. Sería realmente sorprendente no tener que trabajar tan duro

Esta es la dura realidad. Aún así, cuando estoy en el lugar que estoy, la caballería no llega. Es una mierda. Pero aquí es donde llega la buena noticia. Te das cuenta: “He gestado dos proyectos con un micro-presupuesto, cortometrajes aclamados por la crítica, y con licencia de un programa de televisión. ¿Cómo es posible que la caballería no venga?”

Aquí llega la buena noticia: ¿A quién coño le importa la caballería? Tú eres la caballería. Tienes un grupo de amigos que necesita de tu apoyo. A medida que más éxito tengan y tú ruedes otra mierda de película, ellos te levantarán, lo que te equiparará. Tienes una buena pila de proyectos gestados detrás de los cuales ninguno, te dará vergüenza enseñar a tus hijos. Y lo que es más importante aún, un trocito del arenero es ahora tuyo. Nadie puede pararte e impedirte hacer lo que quieres hacer. Puedes aceptar que la caballería no vendrá, y si tu puedes ser la caballería, tienes ante ti la oportunidad de ser feliz.

Fuente: Filmin

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: