Criticas y Artículos de Cine

Manual de cómo sobrevivir un Casting en Republica Dominicana

Isabel Polanco
Escrito por Isabel Polanco

I don´t audition…DAAARLING!!!

(palabras de Nathan Lane in Inside The Actor´s Studio)

 

Desde siempre, oía actores y hasta maestros con los que estudié, repetir una y mil veces, que ellos no iban a casting. Yo pensaba que era porque ellos se consideraban actores de categoría y que

Casting

Casting

eran escogidos por su trayectoria o por el tiempo que llevaban en el oficio y porque conocían a “to er vivo”.

Después de muchos castings, entendí de lo que se trataba. La mayoría de las veces me ha tocado gente sumamente profesional, pero me tocó también cualquier desubicado. Quedar o no quedar, no es mi decisión, lo que si es mi responsabilidad es tratar de entender lo mejor posible la escena y tomar la dirección e interpretarla a la medida de mis posibilidades. Te lo ponen difícil cuando hay preguntas que nadie sabe o no quiere contestar. Todo tiene que ser un secreto de estado mayor, tan grande como la receta de los refrescos y ni siquiera sabes, si el personaje que lees es hombre o mujer.
Entre las muchas razones por la que al actor local no le gusta ir a castings es, primero, darse cuenta de que los intérpretes ya han sido elegidos y solo son buscados para dar soporte a personas menos talentosas o experimentadas. Lo segundo sería, la actitud que tienen algunas personas de tratar al que llega, como si fuera un imprevisto o un estorbo, humillándole a nivel de limosnero, sin pensar en que esta persona puso interés y está cumpliendo, haciendo quedar bien al director de casting.  Lo tercero y no menos indignante es, no contar ni con un orden de llegada, ni una hoja de casting, ni una cámara fotográfica que documente su participación; más aún, cuando los estándares internacionales  exigen que todo talento debe ser presentado en reels.
Dicen querer captar talento nuevo, más he presenciado como chicos nuevos esperan hasta 10 horas en una sala, se marchan cansados, hambrientos y cabizbajos, habiéndosele agotado la esperanza de audicionar. En mis años de estudios en EE UU, la clase de Business of Acting enseña, que es todo lo  contrario. Allá es una actitud de “gracias por venir, queremos que lo hagas bien y que quedes seleccionado para que resuelvas este rompecabezas”.   Waooo, quizás por eso es que allá, te encuentras a tantos actores preparados y listos para competir por su papel y van gustosos a hacer una prueba, sin importar cuál sea su status, hasta piden la oportunidad de audicionar, sin que se les tilde de lambones por ello. En nuestro patio las cosas son un tanto diferentes.

En un proyecto serio el que gana es el mejor. OJO, que no es que no hayan amiguísmos en otros lados, sin ellos no tendríamos a los Oceans, Frida o a todas las Medea. Pero el director de casting, cuida mucho su nombre en pos de retener su licencia de casting y no tener un encontronazo con el sindicato correspondiente.  Aquí, es una prueba a la paciencia y la verdad que no entiendo porque personas creen que ser maltratados a la hora de buscar trabajo es una práctica aceptable o común a la que hay que acoplarse. Todo el que trabaja, trabaja por su dinero, eso es lo que hacemos y también, es una mezquindad rebajar la importancia de la remuneración a tiempo, por la cantidad acordada con uno de esos: “¿es qué lo NECESITAS?” o sea, soy una rastrera por cobrar el trabajo que hice, entonces ¿qué le cabe al mala paga que quiere insultarme por cobrarlo?  Esto vendría siendo la 4ta parte.
Hay ocasiones en que las cosas a veces, se salen de control, hasta para el director de casting o el talento. Una vez fui a una audición donde el director me dijo que mi interpretación estaba pesada, así que me pedía que fuera más coqueta, que “hiciera ojitos” a mi interlocutor.  Por lo que había leído, no tenía que ser simpática con esta persona, pero siendo la indicación que me daban, la respeté.

Que sorpresa cuando vi la película, nada menos que la hija del director quien fuera la agraciada, con actitud sangrona, la misma que yo tenía en la prueba, haciendo el papel. No es raro que pasen estas cosas cuando son amigos, parejas o hijos, pero, realmente ¿hay necesidad de hacer perder el tiempo a un profesional si ya has tomado una decisión?, ¿Para qué? Solo para que este nunca más quiera perder tiempo contigo, pues piensa (y luego riega) que tú no eres serio. Sí…fue ese mismo director que puso a saltar como macos en una segunda vez, ya como productor, a algunos actores que fueron al casting de su última película. Lo peor no es que él lo pidiera, sino que lo hicieran, creyéndose profesionales por acatar esa orden para buscar monos de circo.

Un actor que se precia de profesional ¿haría algo como eso? Usen el instinto y la lógica, es obvio que no van a tener ni una línea. Lo mismo que nadie que se respete y tenga 10 centavos de dignidad colabora con gente que insulta su profesión.

En el pasado, uno más que otro “director”, utilizaba solo a actores profesionales de los que hoy reniega, calificándolos despectivamente como “de teatro” pero sobre los cuales construyeron su reputación y luego desecharon, tras ser explotados. Otros ya comienzan a desechar a los populares tras haber ganado dinero con ellos. Así, que “ojo pelao” que marineros somos y en el mar andamos, lo que hoy desdeñas, mañana puede ser exactamente lo que necesitas.

 

El proceso de casting o audición no debe de ser tortuoso, vejatorio, humillante, ni avergonzante. Debe ser, de respeto mutuo, donde ambas partes que se necesitan se unen para colaborar en conjunto. Pues a fin de cuentas, en términos profesionales, ninguna de las dos, le hace un favor a la otra.

Tampoco es lo mismo llamar a un neófito en busca de alguna oportunidad, que llamar a un veterano probado para irrespetarlo con algo menos que un one liner.  Piénsalo bien para llamarlo de nuevo, pues la voz se corre.  No es un asunto personal ni de ego, ¿o vas a llamar a un gerente o a un presidente a que te desmonte camiones, y luego limpie el desorden?  No creo que estén esperando por ese “big break”
Cada cual traza su camino, tus primeros trabajos dirán hacia donde te encaminas.  En ese sentido, aunque no estamos esperando que baje Cameron, Spielberg o Lucas desde los cielos, la mayoría sabe qué tipo de carrera quieren hacer o como quieren proyectarse o al menos, deben de saber, incluso, cómo son percibidos al momento de entrar a un casting.

No podrás controlar como los demás te perciben, pero no debes dejar que esto defina tu rango. Solo tú, actor o aspirante a actor, debes hacerlo.  La industria crece de manera desigual para muchos.  Las piezas fundamentales, la materia prima de un proyecto audiovisual son los actores, son los que dan la cara.  Hasta que no demos la debida importancia a esto, estaremos siempre muy por debajo de los demás.

Acerca del Autor

Isabel Polanco

Isabel Polanco

Actriz
Dominicana. Egresada de la Escuela Nacional de Arte Dramático y del Lee Strasberg Theatre and Film Institute de New York. Actriz en comerciales, De diversas obras de Teatro, “Extremos” , ¨Cinco Mujeres Usando el Mismo Vestido¨ y “Canción de Navidad”, ‘“ En los cortometrajes “Sin Miedo” que obtuvo nominaciones de Acroarte en la categoría “Cortometraje/Especial de Televisión” ya extinta en la premiación y “Pica Como el Sol” ambos de Víctor Ml. Ramírez con quien colaboró en su primer largometraje “Espejismo” por el que obtuvo la nominación como mejor actriz de cine. En “Hermafrodita” de Albert Xavier, que participa como selección oficial de 27 festivales alrededor del mundo, premiada en Chicago y Puerto Rico; reincidió con Xavier en el corto “Mi Abuelo”. Sus más recientes trabajos cinematograficos se encuentran “El Teniente Amado” debut como guionista del periodista Huchy Lora, “Biodegradable” de Juan Basanta y ¨Girasol¨ de Dilia Pacheco Escribe regularmente artículos relacionados al cine en www.cocalecas.net enfocándose en la industria local desde el punto de vista de sus actores.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: