Criticas y Artículos de Cine

Presentando: La PUBLICIDAD, arma útil en estos casos

Publicidad
Isabel Polanco
Escrito por Isabel Polanco

Cuenta la leyenda que Mike Ovitz, fundador de CAA,  prestigiosa agencia Hollywoodense de representación artística, una vez aceptó un reto. Apostó contra un amigo que él podría convertir a quién le diera la gana en estrella, ¿qué hizo

Publicidad en el Cine

Publicidad en el Cine

entonces el señor? ¿armó un casting para una película que estaba en su poder?, ¿agarró a un incipiente pero desafortunado talento?, ¿lo “aparejó” con alguno ya afamado o de renombre internacional para que se le “pegara algo”?, nada de lo anterior.

Tomó a un completo desconocido, su profesor de Aikido, le buscó por novia a una “it girl”, buscó el guión que el protagonizaría, algo de acción de tipo B, que resaltaría su conocimiento de artes marciales como cualidades de héroe, le metió publicidad por los cuatro costado y, !! ”VOILA” !!,  así nació en la gran pantalla…Steven Seagal.

Podríamos decir que es el mal actor, ¿cómo que malo?, ¡¡el peor!!, el más malo de todos…es que ni llega a malo…o a actor. Eso sí, es taaaan malo que hizo de su inexpresividad un estilo, una marca personal y es tan conocido como el taquillerísimo Tom Cruise, aunque las cintas de Seagal, desde hace años, vayan directo a video.  Mucho aguantó su falta de calidad absoluta, además de escándalos. Pero ese es otro tema.

Moraleja: Ovitz lanzó un nuevo producto para el mercado, una nueva estrella y se dedicó a crearla a partir de lo que encontró que era, nada. Creó y moldeó su productor con antelación antes de su lanzamiento al mercado, una vez listo y pulido lo más posible, se vende…en ese orden. Hollywood invierte serias cantidades de dinero en publicidad que, a diferencia del cine dominicano, va dentro del presupuesto de los filmes, esto está incluido en el contrato de los actores. ¿Porque? es simple, si haces un trabajo que cuesta millones y millones realizarlo, no es para la temida distribuidora Gaveta Films, es para que se vea, lo aprecien o lo critiquen, y paguen por el.  Perder no es opción y más cuando eso podría significar el costo de la carrera, tanto de realizadores como talentos. Los actores que salen de promoción, hay que prepararlos, peinarlos, maquillarlos, vestirlos, trasladarlos y para que esto ocurra se necesita personal, relaciones públicas, estilistas, comidas, mucho café y DINERO. Imagínate que un actor de esos tenga que dejar de atender su agenda con otras producciones actuales, para atender la promoción de una película que hizo quizás hace un año, e invertir de su bolsillo, viáticos e imagen, como debe ser, para dicha promoción, sería casi como reembolsarles el haber trabajado para ellos.  Algo inconcebible en el oeste gringo.

Es importante por esto, incluir los presupuestos de promoción, que en Hollywood, son tan grandes como la realización, para que la gente sepa de quién o de qué se está hablando, VENDER, de eso se trata.  Ni la Coca-Cola se ha vendido sola por 100 años. ¿Está de más decir, que no hubiera llegado a 20, sin las estrategias publicitarias que renuevan la marca cada cierto tiempo?

Cine por si solo, no lleva al cine. La publicidad es la que lleva al cine. En nuestro país se instituyó. como táctica única de medios, incluir a actores importados, algunos muy conocidos, para llamar al público. Esta estrategia siempre fracasa y mientras más “de fuera” tuviera la cinta, más grande el fracaso, pues su presencia y acentos eran injustificados y además, era muy mínimo el soporte que estos brindan a las cintas. Sus egos engrandecidos, los dejaban muy por debajo de los locales que llegan siempre hambrientos de oportunidad. Luego vino la “gente de televisión”, criticados o adorados, pero de igual forma, no eran parte de un verdadero plan mercadológico, sino que eran, LA ESTRATEGIA mercadológica y así la mayoría ahorra presupuesto, gracias a su disposición de “salir en una película”.  Aparte de la  “fiebre” por ver cine dominicano del público criollo en los inicios, solo unos pocos, se podría decir, que inciden actualmente en taquilla y esos pocos caben en una mano y sobran dedos, aunque más de uno, de los que sobran de la mano, o van en la otra o en los pies, creen que su presencia, en verdad ha contribuido al éxito de la cinta.  Irrelevante, sobre todo si no se traduce en las cifras de la remuneración.  Que nadie nunca parece haberse detenido a pensar, es porque allá funciona y aquí no, así de sencillo: Los actores o figuras de televisión están, por lo general,VIGENTES. En ese momento el público los sigue, en una telenovela, teleserie o acaba de tener un éxito de taquilla. No son cohetes explota’o que la gente sabe que los ha visto pero no se acuerda donde, si es que siquiera son realmente conocidos. He visto casos de extranjeros que no tienen mas en su Curriculum que un criollo, pero alguien creyó que por tener otra nacionalidad, sería mas importante que un nombre de prestiguio respaldado de verdadero talento. Lo único que devolvería esa frescura, sería una buena publicidad, no confiar en que podría funcionar, sino hacer que funcione. Después de todo, si no podemos venderla localmente, ¿Quién va a querer comprarla fuera?

Hay artistas a las que el público simplemente ama, no es cuestión de talento, sino del carisma que aportan, de esa forma, tienen garantizado ese espaldarazo. El público ama amar o ama odiar, no hay términos medios. Pero desde el inicio de los tiempos, la publicidad  logra ese primer chispazo entre intérprete y espectador.  El público siempre estará ahí observando, buscando nuevas propuestas; lo novedoso y diferente siempre atrapa la curiosidad y no debe descartarse colocar a los mismos actores en los mismos personajes, en el mismo tipo de historias y hasta de la publicidad basada en argumentos inexistentes en la trama. Eso puede ofender al inteligente y al no tan inteligente; hacerlo sentir mucho menos inteligente, no debe de pasar jamás.

Hay que ser creativos, salir de la zona de comfort, dos filmes no se mercadean igual, porque nunca tienen un mismo blanco de público, ni pueden tener el mismo propósito. Sería bueno que en la ley de cine se reconsidere e incluya la publicidad de las cintas en los presupuestos.  Abriendo también la brecha de inversión en publicidad, que obligaría a replantearse, la coladera de anuncios en las cintas, para que sean cada vez menos notorios u obscenos y empezar a ser más efectivos. Estrategias pensadas y calculadas que no se limiten a apenas un hashtag, sino algo creado por verdaderos profesionales, desde un inicio.

Acerca del Autor

Isabel Polanco

Isabel Polanco

Actriz
Dominicana. Egresada de la Escuela Nacional de Arte Dramático y del Lee Strasberg Theatre and Film Institute de New York. Actriz en comerciales, De diversas obras de Teatro, “Extremos” , ¨Cinco Mujeres Usando el Mismo Vestido¨ y “Canción de Navidad”, ‘“ En los cortometrajes “Sin Miedo” que obtuvo nominaciones de Acroarte en la categoría “Cortometraje/Especial de Televisión” ya extinta en la premiación y “Pica Como el Sol” ambos de Víctor Ml. Ramírez con quien colaboró en su primer largometraje “Espejismo” por el que obtuvo la nominación como mejor actriz de cine. En “Hermafrodita” de Albert Xavier, que participa como selección oficial de 27 festivales alrededor del mundo, premiada en Chicago y Puerto Rico; reincidió con Xavier en el corto “Mi Abuelo”. Sus más recientes trabajos cinematograficos se encuentran “El Teniente Amado” debut como guionista del periodista Huchy Lora, “Biodegradable” de Juan Basanta y ¨Girasol¨ de Dilia Pacheco Escribe regularmente artículos relacionados al cine en www.cocalecas.net enfocándose en la industria local desde el punto de vista de sus actores.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: