Criticas y Artículos de Cine

Oscar 2014: los 10 cortometrajes de animación preseleccionados

Ruben Peralta Rigaud

Probablemente estan cansados de escuchar cómo Gravity se postula como la película quemickey arrasará en los próximos Oscar, eso cuando la crítica norteamericana y los gurús de los premios no apuntan a 12 años de esclavitud como la que se hará con la estatuilla. En el presente artículo no vamos a hablaros de eso, de hecho nos vamos a centrar en una de las categorías más veteranas de los premios Oscar, que casualmente también es una de las que menos atención suele recibir: los cortometrajes de animación. Como ya hicimos en 2011 y en 2012, lo que nos interesa es analizar cuáles son los trabajos que han sido preseleccionados este año y cuáles son sus posibilidades.

No obstante, antes de entrar a detallar cada uno de ellos, habría que recordar el recorrido que estas piezas realizan a lo largo de cada año. Inicialmente, los trabajos pueden entrar a la preselección siendo estrenados durante una semana en un cine de Los Ángeles o ganando un premio principal en un festival adherido a la Academia, es decir, que si un corto de animación gana la Palma de Oro en Cannes, entra directamente a la lista de preseleccionados a los Oscar. De todos los que lo consiguen al año sale una lista de “preseleccionados”, que este año se completaba con 56 trabajos. Poco después la academia deja la lista en sólo 10 (que es la que detallaremos a continuación) y finalmente, el 16 de enero, sabremos cuáles son los cinco nominados, o tres en el caso de que los votos recibidos no sean suficientes como para completar la media decena. ¿Y el premio? Lo sabremos el 2 de marzo. Dicho lo cual, vamos allá:
Feral

Feral trailer from Daniel Sousa on Vimeo.

¿De quién es?: Daniel Sousa es el nombre de su realizador, un animador independiente que suele abordar su trabajo desde la perspectiva de un pintor, trazando ideas y conceptos en lugar de amoldarse a las estructuras convencionales. Su inspiración suele ser la mitología, histórica y la procedente de los cuentos de hadas. Feral ganó tres premios en el Festival de Annecy, incluyendo el premio FIPRESCI de la crítica internacional y una mención del jurado joven.

¿Por qué debería ganar?: Porque es el Adam and Dog de este año, no tanto a nivel cualitativo como en lo que respecta al triunfo de lo independiente sobre el trabajo de estudio. El delicado trazo de cada imagen, la historia que cuenta y el cómo la ejecuta, más el añadido de no usar la palabra y reducirlo todo a la narrativa a través de la imagen, pesan muy a su favor. Tiene valores muy destacables y la experimentación formal que lleva a cabo le garantiza, como poco, generar cierto interés entre los académicos.

Get a Horse

Get a Horse

¿De quién es?: De Lauren MacMullan, una de las currantas más reconocidas de la industria norteamericana, salida de la ‘escuela’ de Los Simpson (donde trabajó durante tres temporadas). En los últimos años ha dirigido episodios de series como Avatar: La leyenda de Aang, además de colaborar en proyectos como la película de Los Simpson y la reciente Rompe Ralph.

¿Por qué debería ganar?: Porque pese a acumular nueve nominaciones a los Oscar, Mickey Mouse sólo se llevó una estatuilla una vez por el corto Lend a Paw, en 1941. Get a Horse, como ocurría con Paperman, hace además avanzar la tecnología en términos de como sacar provecho de las técnicas modernas en favor de la recreación de un estilo clásico. La crítica norteamericana, que ha visto el corto en los pases de prensa de Frozen, el reino del hielo, asegura además que su uso del 3D es poco menos que prodigioso. Dicho lo cual, y aunque de momento parte como el gran favorito, hay que recordar que Paperman ganó el año pasado. Sería muy raro que le dieran dos premios seguidos a Disney… pero nunca se sabe.

Gloria Victoria

Gloria Victoria

¿De quién es?: Theodore Ushev es uno de los nombres propios de la animación canadiense, un artista único que tiende hilos a la pintura para recrear en sus trabajos cinematográficos la belleza de los cuadros que le inspiran. Gloria Victoria ganó el FIPRESCI en Annecy, y ha pasado por festivales como la Seminci de Valladolid. Es además una producción de la National Film Board of Canada, unos veteranos en estos premios. Puedes ver el corto en alta definición en el siguiente enlace.

¿Por qué debería ganar?: Por su narrativa no lineal, por su forma de sugerir antes que mostrar, y por el torrente de imágenes e ideas que es capaz de agluinar en pocos minutos. El precedente más claro es el de Mona Lisa Descending a Staircase de 1992, un cortometraje que recurría al morphing para mostrar la evolución del arte a lo largo del tiempo. Ushev hace algo parecido pero buscando crear un discurso más que limitarse a mostrar. Los académicos suelen premiar la valentía, si no ya con el premio, al menos con la nominación. Veremos si lo logra.

Hollow Land

Hollow Land trailer from Michelle & Uri Kranot on Vimeo.

¿De quién es?: De los hermanos Michelle y Uri Kranot, unos nombres con cierta solera en la industria animada, que desde su graduación a principios de la pasada década han realizado trabajos de corte social en países como Israel, Holanda, Dinamarca o, como en este caso, bajo el amparo de la National Film Board de Canadá, con una inyección económica de Arte France.

¿Por qué debería ganar?: A juzgar por su tráiler, porque es capaz de crear imágenes de cualidades pictóricas a través de un uso de la iluminación poco menos que extraordinario. Es el único cortometraje en stop-motion (animación cuadro por cuadro) de toda la lista de preseleccionados y esta técnica suele estar bastante presente en la ceremonia. El año pasado, por ejemplo, por partida doble con Fresh Guacamole (PES) y Head Over Heels (Timothy Reckart)

The Missing Scarf

The Missing Scarf – Teaser from Eoin Duffy on Vimeo.

¿De quién es?: Eoin Duffy es un joven animador independiente que no cuenta con una larga trayectoria, pero que con apenas un par de trabajos de cierta entidad (On Departure, el videoclip Stop de Kopek) se ha hecho un nombre en la industria, junto a otros autores europeos como David O’Reilly o Eamonn O’Neill. Tiene una voz única, personal, y su trabajo a nivel de diseño está a la altura de los mejores.

¿Por qué debería ganar?: Porque lo que empieza como un cuento para niños sabe cómo mutar hasta convertirse en una experiencia más allá de lo sensorial. The Missing Scarf es la apuesta prestigiosa de los nominados de este año, pues acaba de recibir en Seminci el Premio al Mejor cortometraje europeo, además de haber sido seleccionado para otros festivales internacionales. ¿Ganará? Dependerá del impacto que cierto giro haya causado en los académicos pero tiene potencial de sobra para, como poco, lograr la nominación. A Marv Newland le encantaría.

Mr. Hublot

 

¿De quién es?: Laurent Witz (director, guionista) y Alexandre Espigares (co-director) son los responsables de esta puesta en imágenes del universo creado por Stephane Halleux. Producido entre Luxemburgo y Francia, esta pieza de poco más de diez minutos se estrenó recientemente en televisión en Francia.

¿Por qué debería ganar?: Dicho de forma rápida, porque es suficientemente tramposo. Independientemente de su calidad técnica, la historia toca las teclas adecuadas para llamar a la emoción más primaria. No oculta su necesidad de tocar la fibra y a veces, con eso sirve para triunfar, máxime si se gestionan las herramientas para poner en liza elementos tan recurrentes como personajes cambiantes, una amistad atípica, el uso de la música para buscar el lado sensible y un -en realidad, varios- giros para sorprender a base de epatar. No es un gran corto en un sentido estricto pero si coge a los académicos por sorpresa, no dudéis que -al menos- estará nominado.

Requiem for Romance

¿De quién es?: De Jonathan Ng, animador canadiense que con este Requiem for Romance consiguió cierto éxito en Internet antes incluso de saber si sería elegido para los Oscar. Ha trabajado en vídeos musicales, anuncios y también trabajos de ficción, como el presente, que es -indudablemente- su trabajo más elaborado hasta la fecha.

¿Por qué debería ganar?: Porque es, en cierta medida, una versión a escala de la veracidad que arrojan las películas de la trilogía Antes del… de Richard Linklater. Mientras que el audio pertenece a una ruptura telefónica de una pareja, en la imagen observamos cómo dos personajes luchan entre si con un estilo visual muy cuidado, usando una especie de tinta china para mostrar unas coreografías de artes marciales bastante atractivas. No es la apuesta arty de la lista pero en su condición de trabajo realizado en los márgenes cumple sobradamente con aquello que se propone: aportar frescura.

Subconscious Password

¿De quién es?: De Chris Landreth, uno de los animadores canadienses con más personalidad de las últimas décadas. Landreth ya ganó un Oscar en 2004 son su fascinante Ryan, un trabajo que rendía un tributo al animador Ryan Larkin sin caer en lo efectista, que toma al espectador por inteligente y le permite formar parte  de un viaje a las profundidades de la misma mente. Subconscious Password llega reforzado, también, tras ganar el premio principal en Annecy este año además del correspondiente galardón en la Seminci.

¿Por qué debería ganar?: Porque Landreth tiene una voz propia, algo difícil de decir de muchos autores, y que la crítica haya coincidido en apuntar que es su trabajo menos sesudo ayudaría a que lo académicos le quiten el cartel de intelectual con aires de grandeza. Quien lo ha visto -no es nuestro caso, aún- lo ha disfrutado, así que cabría esperar su nominación, al menos.

Room on the Broom

¿De quién es?: De la pareja artística formada por Max Lang y Jan Lachauer, ambos trabajadores del  Studio Soi. Lang ya fue nominado en 2010 por El Grúfalo y ahora vuelve a serlo por un trabajo que se llevó el Cristal a la Mejor producción de televisión este año en Annecy y que suena fuerte para los BAFTA en la categoría de trabajos de corto metraje.

¿Por qué debería ganar?: Porque como El Grúfalo, crea una historia que bien podría pasar a la posteridad como una de esas que se le cuentan a los peques cuando se van a la cama. El mérito sería exclusivamente de la autora del libro en que se basa, Julia Donaldson, de no ser por la absoluta precisión con la que se ejecuta la parte animada, con un estilo sensacional y la creación de algunos personajes memorables. Tiene además un poco de todo: algo de comedia, intriga, acción e incluso drama, todo bien medido para que la experiencia sea enriquecedora -no falta la moraleja- y didáctica. A los académicos les encantan estos trabajos, lo llevamos viendo desde que nacieron los premios. La nominación no debería robársela nadie.

Possessions

¿De quién es?: De uno de los animadores japoneses con más proyección de futuro,  Shuhei Morita. Diez años atrás aún no había hecho público el que sería su primer trabajo como director, el corto Kakurenbo: Hide and Seek (2004), que le abrió las puertas de par en par para trabajar en su país. Con Possessions se reune con Katsuhiro Otomo en el recopilatorio Short Peace, tras haber coincidido previamente en la miniserie Freedom (2007).

¿Por qué debería ganar?: Porque su técnica sólo está a la altura de los experimentadores formales japoneses, por ejemplo, o porque si el año pasado le robaron la nominación a Otomo, con Possessions podrían (más o menos) arreglarlo premiando un trabajo que abraza el clasicismo nipón a nivel temático y lo muestra desde una configuración estética bastante personal.

 

Los que se han quedado fuera…

Sí, podéis dejar de mirar la lista de arriba: The Blue Umbrella, el cortometraje de Pixar que acompañó al estreno de Monstruos University, no está preseleccionado para competir. Quizá su perfección técnica -casi fotorrealista- haya confundido a los académicos, que han preferido votar por algo menos cercano al mundo real, intentando proteger así la categoría en la forma en que siempre se ha mantenido. Pero no es la única joya que los académicos han dejado pasar por alto.

Hace dos años, Jean-Claude Rozec estuvo preseleccionado con su trabajo Cul de Bouteille, pero no logró la nominación. Su nuevo cortometraje es aún mejor que aquel y ha corrido peor suerte. Trato injusto para La maison de poussière (The House of Dust), indudablemente, una relectura del excelente Tsumiki no ie de Kunio Katô (ganador del premio en 2008) que cuenta la historia de una mujer que rememora su vida al volver al edificio en el que vivía. Con un estilo visual muy cuidado, consigue emocionar a pesar de que donde el japonés utilizaba poesía, aquí todo es más prefabricado, menos orgánico. Se trata no obstante de un trabajo notable que bien habría merecido pasar la criba y recibir algo más de atención.

La Maison de poussière de Jean-Claude Rozec – BANDE ANNONCE from Vivement Lundi ! on Vimeo.

Lo mismo ocurre con una pieza tan sólida como The Reward, un cortometraje de estudiantes de The Animation Workshop, la escuela danesa que ha dado de sí joyazas como The Backwater Gospel o Slug Invasion. El corto tuvo tanto éxito que generó la creación de un Kickstarter para convertirse en serie de televisión. Objetivo que por cierto lograron, con la producción prevista para su estreno en 2014. El corto original, además de estar magníficamente animado, sirve como ejemplo de la animación como forma única de narrar historias apegadas a un contexto fantástico. Delicioso.

The Reward from The Animation Workshop on Vimeo.

Fuente: Cinemania

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com