Criticas y Artículos de Cine

Lecciones de cine por Richard Linklater

Ruben Peralta Rigaud

Desde Indiewire tuvieron la oportunidad de sentarse a charlar con Richard Linklatery Ellar Colltrane sobre “Boyhood”. De esta conversación, se descubre un tesoro que no podemos pasar por alto.

Trabajando con fines análogos, aletargando el tiempo en su cine a lo largo de los 18 años que transita su magistral trilogía romántica, o los 12 que dura el proceso de rodaje de su extraordinaria película, la de Richard Linklater es una mirada que se aleja de los parámetros a los que se reduce el cine de los tres actos, aquella que desprende un halo de su propia experiencia o concepto de vida, confrontando la fisicidad del tiempo con nuestra propia existencia. Es por ello que las 5 lecciones de cine que sustraen de tan imprescindible entrevista, resultan (casi) tan reveladoras y enriquecedoras como su extraordinaria obra magna.

“La manipulación del tiempo, su percepción, su control. El tiempo es uno de los principales pilares del cine, un personaje realmente poderoso que también lo es en nuestras vidas reales. Mira una foto de cuando tenías 10 años o mírate ahora en el espejo. Esa es una poderosa conexión. Yo creo que es más una percepción, como tu cerebro percibe el cambio, identificar si estás despertando o por lo contrario, sigues soñando”. Richard Linklater

1. Si tienes una gran idea, encuentra a alguien que la apoye.

La parte divertida de Boyhood fue la idea: “Hey, podemos hacer una peli que rodemos cada año un  poco de ella. Es una nueva forma de contar una historia….¿pero como podríamos financiar semejante propuesta?” Tras conversar con algunos productores y recibir negativas que escurren el bulto, Linklater dio con el compañero de viaje idóneo. Fue el presidente de IFC, Jonathan Sehring, quien le dio un voto de confianza embarcándose en un proyecto de 12 años de duración:“El espíritu corporativo americano no está concebido para pensar a largo plazo. De hecho, Jonathan Sehring tenía constancia de que los 20.000 dólares que invertía cada año en nosotros no los recuperaría hasta una década después. Sin embargo, nunca perdió la convicción de  que el resultado final compensaría en un futuro, el coste que le suponía en el presente”.

 

2. Elige temas que te conmuevan profundamente y dales un giro intentándo algo nuevo.

“El tiempo…siempre lo he pensado en términos de cine. Es lo que manipulamos, grabamos, capturamos. Como lo percibimos. Cada uno de nostros esculpe el tiempo a su propia y diferente manera. Si el cine fuera una pintura, el tiempo sería la pintura en si. En mi caso, me preguntaba a mi mismo: “¿Ha rodado alguien alguna peli de este tipo? ¿Serías capaz de rodar una peli de la cual rodaras un poco cada año, en la que los protagonistas fueran creciendo de forma real? Mi intención era la de rodar un film sobre la etapa completa de la infancia, no tan solo articular un retrato de momentos. Quería que Boyhood fuera como la vida misma, como el simple paso del tiempo. Y no quería que los eventos fueran exaltados para impactar en el espectador, ni tampco destinar el guión a rellenar golpes y giros de trama. Solo quería transmitir la sensación del paso del tiempo. De hecho, mientras filmaba, planteaba el rodaje como un recuerdo. Como una memoria que nos lleva a recordar la infancia. Uno puede mirar una y otra vez viejas fotografías y reflejarse diariamente en el espejo. Aún y así, resulta prácticamente imposible ser testigo in situ de tu cambio a lo largo del tiempo” (es precisamente este aspecto el que logra plasmar “Boyhood”).

 

3. Si deseas dar con la más absoluta autenticidad, róbala de la vida real.

Tanto Linklater como el propio Ellar Coltrane, protagonista de “Boyhood”, revelaron que el proceso de rodaje del film es un amalgama de sus propias relaciones y experiencias. En múltiples sentidos literales, Boyhood es un mosaico de memorias reales. Por ejemplo, “hay un momento de la peli donde Ellar destruye un sacapuntas (de lápiz). Su madre recibe una llamada del colegio de su profesora, y acto seguido descubren que lo había roto intentando afilar una piedra. Claro, si puedes afilar un lápiz, puedes afilar una piedra. Me gusta. Es así como los niños encuentran sentido al mundo. Si esto funciona allí, lo intentaré aquí. Partiendo de la mente humana, exploramos cosas que desconocemos, y lo hacemos a través de esta suerte de saltos locos de lógica paterna. Así que en su mayoría, la película trata sobre las experiencias vividas por todos nosotros”.

 

4. Un casting de actores dedicados

“Si hubo una constante que se repite a lo largo de toda la peli, es Ellar Coltrane .No hubo un solo año en el que no dispusiéramos de la total implicación de Ellar. Y éste es precisamente uno de los mayores riesgos de embarcarte en un proyecto a 12 años vista. ¿Que pasaría si tu casting decidiera plantarse un año? Mientras Ellar se mostraba “intrigado por la insólita curiosidad del proyecto” Ethan Hawke también resultó ser un colaborador crucial: “Ethan es el tipo de tío que te llama en plena madrugada y te dice: “Sabes, esa escena que rodaremos el próximo año…¡tengo una idea!”

 

5. Créate tus propias oportunidades

El hecho de no vivir en New York ni en Los Ángeles, y de no disponer del dinero suficiente para mudarse, Linklater creó sus propias oportunidades en su ciudad más cercana: Austin, Texas. De hecho, fue uno de los pioneros de su carismática y reconocida comunidad cinematográfica: “Siempre he tenido la idea de que uno puede crear su propio mundo allá donde esté”.

 

Fuente: Filmin

 

 

 

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: