Criticas y Artículos de Cine

Las 5 reglas de oro para que tu película sea grande

Ah, los tiempos de la escuela de cine, donde rodar un corto era una superproducción, y MAM_PE~1tener bajo tu mando a un equipo de cinco personas toda una odisea. Afortunadamente, aquellos que tienen la suerte, y el talento, de crecer acaban teniendo la oportunidad de hacer cosas más grandes, y ya se sabe que los grandes poderes conllevan grandes responsabilidades, y a veces todo se te puede ir un poco de las manos.

No es un error de novatos, lo cometen hasta los más grandes, y si hasta en la superproducción de “Guerra Mundial Z” tuvieron que rodar tomas extras una vez acabado el rodaje, tú también puedes permitirte unas cuantas licencias. Pero para que no te vayas demasiado del camino, Alicia Van Couvering, redactora en Filmmaker y productora de la película “Tiny Furniture” de Lena Dunham, ha recopilado cinco consejos que ayudarán a cualquier novato a dar el salto a las grandes producciones.

1. No tendrás ni idea de lo que estás haciendo

Parte uno: No tendrás ni idea de lo que estás haciendo y… no te preocupes por ello. Si alguien pone los ojos en blanco porque dices “Corten” cuando se supone que tienes que decir “Tail slate”, ignóralo. Si se rien de ti porque nunca has oído la expresión “10-1”, sigueles la corriente. Si un actor va por el set y pregunta “Hay [algo de lo que no sabías ni que existía] para mi?”, no dejes que te afecte. Lo único que quiere la gente de ti es tu seguridad en ti mismo.

Parte dos: No tienes ni idea de lo que estas haciendo, y los demás tampoco. Si no tienes experiencia, existe la posibilidad de que la gente a tu alrededor tampoco. Cuando trabajas sin expectativas y sin dinero, es divertido descubrirlo juntos. Pero con más dinero hay más presión, y esa presión puede volveros en vuestra contra. De alguna manera, encuentra una manera de disfrutar el hecho de estar aún aprendiendo. ¿Que alguien se olvida de poner gasolina en el generador y las luces se van en medio de la primera toma de la escena más importante? No pierdas tiempo, nunca, tratando de averiguar a quien echarle la culpa. Y espera que tu equipo te saque del apuro cuando cometas un error (que lo harás)

2. Necesitarás comunicarte mejor

Mientras que los grandes recuersos te dan más control sobre tu visión en un sentido general, la gente adicional también requiere que “te dejes llevar” y delegues. Si estás acostumbrado a trabajar por tu cuenta, delegar es duro y más aún si no estas seguro de quién es responsable de cada cosa. Pregunta: ¿Quién se encarga de las gafas, decorados o vestuario? “Tener una visión” no es hacer que la gente haga lo que tú quieras.

Una visión clara, realmente, te libera de no hacer exactamente lo que tu quieres. Si comunicas la esencia de la película de manera correcta, tu equipo internalizará tus propioridades y será capaz de centrarse en los detalles correctos por si mismos. Y vigila darle a todo el mundo información al mismo tiempo, puedes pensar que la decisión de rodar una toma extra después de haber acabado no es de la importancia de nadie excepto de la tuya, pero lo es.

3. Necesitarás mantener más secretos

Contra más gente lideres, más solitario será liderar. Tu mal humor era tan solo mal humor con tus colegas de la escuela de cine; ahora tus broncas serán los cotilleos de 50 personas. Las noticias que recibas a las 10 de la mañana será mejor que mejoren a la hora de comer, o toda la película va a caer. Cuando las apuestas crecen, la información que tienes es más poderosa. Recuerda toda la gente que sacará pistas de ti: ¿Va a ser un buen dia? ¿Va a ser la película buena? ¿Está el actor feliz? ¿Nos estamos pasando de tiempo? Todos en el set están buscando esas respuestas en tu cara.

4. No eres tan rápido como piensas

Verdad aplastante: TODO EL MUNDO que hace una película con un equipo de cinco personas y actores no profesionales es “realmente rápido” y “nunca hace tantas tomas”. Por supuesto que eres rápido: No tienes nada que te retrase. Una gran película te permite preparar las cosas con más precisión, trabajar con actores más experimentados, grabar sonido de calidad y poder enfocar. Planifica acorde a eso.

5. No es tu última película

Tan solo es tu próxima película. Hacer una segunda película es, en muchas maneras, mucho más difícil que hacer la primera. Si a la gente le gustó la primera nunca estás seguro de por qué o cómo lo hiciste. Quieres repetir lo que funcionaba, pero no quieres repetirte a ti mismo; quieres hacerlo como lo hiciste antes, pero quieres que sea diferente y mejor. Si a nadie le gustó la primera, entonces puede que esta sea tu última oportunidad. Pregúntate a ti mismo: ¿no haces películas para tomar riesgos creativos? Si no puedes aceptar el riesgo, ¿cómo vas a hacer algo que sea original? Si no estás a un paso de bebé de el fracaso espectacular, probablemente estés jugando demasiado seguro. Siempre va a haber una próxima película.

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com