Criticas y Artículos de Cine

10 adaptaciones cinematograficas que sí superan la novela

Como hemos visto, grandes directores como John Huston y David Cronenberg el-topo-2011(1)resultan ser más proclives que otros a lanzarse los retos de la adaptación literaria, del mismo modo que la obra de autores como John LeCarré ha tenido un especial papel en las transfiguraciones de novela a guión.

A lo largo de la historia del cine, grandes novelas se han convertido en grandes películas, llegando estas últimas a tal nivel de maestría que en muchos casos el libro ha quedado incluso olvidado, o sólo se conoce una vez conocida la película. Eso no desmerece para nada a las obras literarias, de hecho las convierte en las semillas de oro que han dado lugar a obras magnas como “Psicosis”, entre una infinidad de nombres más.

A continuación, les presentamos una lista de algunos de estos nombres  con 10 casos de adaptaciones que, en nuestra opinión, sí superan a la novela, poniéndose a un nivel artístico muy próximo o incluso, aportando nuevas lecturas que enriquecen la original.

 

1. Spider por David Cronenberg

Esta vez desde las páginas de Patrick McGrath, Cronenberg vuelve a ser uno de los valientes en aventurarse a la adaptación, y lo hace con resultados sobresalientes. Spider, después de pasar unos años en el psiquiátrico, vuelve a su ciudad natal. Se recluye en una residencia de huéspedes, y entre las cuatro paredes de su habitación, entre las calles y edificios que recorrió de pequeño, comienza a revivir su etapa de niño.

Allí, en el pasado, asiste impasible al asesinato brutal de su amada madre por parte de su padre, y a la sustitución de ésta por Yvonne, una prostituta sucia y gorda. Spider entonces elaborará un plan milimétrico y perfecto para hacer desaparecer a la impostora, pero ahora, muchos años más tarde, comprobará que los recuerdos, sus recuerdos, no son tan reales como a él le hubieran gustado.

 

2. The Will Be Blood por Paul Thomas Anderson

Inmensa historia de ambición, ambientada en las grandes praderas del centro de los Estados Unidos a principios del siglo XX, conducida con igual de inmenso afán por Paul Thomas Anderson. El director se basó, segun sus propias palabras, sólo en las 150 primeras páginas de la novela de 1927 de Upton Sinclair, “¡Petróleo!”. A diferencia de la novela, la adaptación cinematográfica focaliza al magnate Plainview, interpretado por Daniel Day-Lewis, como protagonista, mientras que su hijo es un personaje secundario.

El magnate trata por todos los medios de controlar la explotación de una finca en la que se ha hallado petróleo; sin embargo, sus ambiciones le terminan separando de su hijo, que simpatiza con los trabajadores y comparte ciertas ideas socialistas. También se cruza en su camino el carismático predicador Eli Sunday, encarnado por el conseguido Paul Dano, capaz de mantener unida a su alrededor a toda la comunidad.

Este relato de anhelos desproporcionados cobra una potencia inaudita en el medio cinematográfico, y hace que sea merecedora de estar en esta lista, llevando a otro nivel moral la ya brillante historia de Sinclair.

 

3. Shawsank Redemption por Frank Darabont

Muy a menudo las novelas de Stephen King se presentan idóneas o más bien apetitosas para ser adaptadas al cine. Tramas intrincadas de secretos y  jugarretas y la constante lucha de las fuerzas de lo aleatorio y lo propiciado en cada suceso convierten la literatura de King en una sabrosa apuesta de adaptación.

“Cadena Perpetua” relata la vida de Andy Dufresne (interpretado por Tim Robbins), un joven banquero de éxito, en el punto en que cambia drásticamente cuando un tribunal le condena injustamente a cadena perpetua en una prisión de alta seguridad, por el asesinato de su esposa y su amante. En la cárcel, poco a poco se gana el respeto de los demás reclusos y la amistad de Red Redding (Morgan Freeman), que dirige el mercado negro de la prisión. Andy adquiere ciertos privilegios por resolver problemas fiscales a los guardias así como al alcaide, para quien organiza una extensa red de corrupciones políticas.

Las oportunidades y los obstáculos se le irán presentando en diferente medida, y Andy intentará hacer lo necesario para recuperar su honor y su libertad. “Cadena perpetua” ya se ha convertido en una obra dramática de referencia de un director aficionado a adaptar novelas con buenos resultados, Frank Darabont, especialmente las de Stephen King, como vemos también en la merecida “La niebla”.

 

4. El espía que surgió del frío por Martin Ritt

Basada en una de las mejores novelas de John Le Carré, reverenciado maestro atemporal de las intrigas de espías. El agente secreto británico, Alec Leamas, lleva un tiempo dedicado a misiones poco importantes, pero no desea abandonar la clandestinidad para ocupar un despacho oficial. Un poco desanimado, se hace cargo de una misión en la Alemania del Este, donde debe volver a enfrentarse a su gran adversario Mundt. Para dar credibilidad a una ficticia deserción, Leames ingenia toda una campaña pública de humillación, emborrachándose y desacreditando a sus jefes hasta conseguir ser expulsado de la agencia de inteligencia británica. De este modo no le resulta díficil entrar en los círculos de espionaje de la Alemania del Este. Pero, una vez allí, el agente descubre que su misión es una mera tapadera y él un instrumento al servicio de un secreto complot.

La trama de intrincadas dobles y triples identidades elaborada por LeCarré da pie a un film monumental en el género de los espías, llevado a término por Martin Ritt en una ejecutación impecable y más que memorable.

 

5. Tempestad sobre Washington por Otto Preminger

Considerada una de las 10 mejores películas sobre cine político de la historia y adaptación de la aclamada novela de Allen Dury basada en hechos reales, “Tempestad sobre Washington” es una obra imprescindible para entender el funcionamiento de la democracia estadounidense.

Washington despierta conmocionada por los titulares de la prensa: el Presidente ha designado a Robert Leffingwell como Secretario de Estado. Las protestas no se hacen esperar. El Senador Munson recuerda al Presidente que Leffingwell es un intelectual controvertido con numerosos enemigos en el congreso.

Otto Preminger dirige un extenso elenco de actores entre los cuales se cuentan Charles Laughton, Gene Tierney, Walter Pidgeon y Henry Fonda. Los hilos del director pautan una histórica batalla política donde partidarios y detractores de Leffingwell  luchan por escalar puestos.

 

6. To Die For por Gus Van Sant

“En América no eres nadie si no estás en la tele. En la tele averiguamos quienes somos. ¿Por qué hacer algo si nadie te ve? Si te ven, eres mejor persona”. Toda una declaración de intenciones de la protagonista de “Todo por un sueño”, Suzanne (interpretada por una seductora y perversa Nicole Kidman), que se convertirá en una máxima implacable y de terribles consecuencias. Gus Van Sant se lanza a la adaptación literaria con la novela “To die for” de Joyce Maynard, logrando penetrar en lo mediáticamente surreal que nos despierta las imágenes que consumimos diariamente.

Suzanne tiene como máximo sueño convertirse en una presentadora-estrella de la televisión. Su primer peldaño en la escalera da la cima de la popularidad es un trabajo como mujer del tiempo en una cadena local. Pero aspira a mucho más. Con la ayuda de tres estudiantes, empieza a rodar un documental sobre los jóvenes de hoy en día. Su desmedida ambición le lleva a utilizar a los chicos para ejecutar un terrible plan: acabar con su marido (Matt Dillon), un serio obstáculo para sus sueños de gloria.

 

7. Tinker Taylor Soldier Spy por Thomas Alfredson

Otra adaptacion sobresaliente de una de las obras de John LeCarré, ésta bastante más reciente y de la mano de Thomas Alfredson. Años 70. El fracaso de una misión espacial en Hungría desencadena un cambio en la cúpula de mando de los servicios británicos. Uno de los defenestrados es el agente George Smiley. Cuando Smiley ya se ha hecho a la idea del retiro, le encargan una misión especial. Hay sospechas de que un ‘topo’ está infiltrado entre las altas instancias del Servicio y sólo alguien de fuera puede descubrirlo. Con ayuda de otros retirados y de algún agente fiel, irá recabando información y encajando las piezas que le lleven al traidor.

Tramas cruzadas de traición, ambición y mentiras siembran el camino de Smiley, y queda claro que el director ha sabido llevar la novela de LeCarré a un campo avanzado más sofisticado por las facilidades del medio cinematográfico. No tiene ningún desperdicio.

 

8. Las diabólicas por Henri-Georges Clouzot

“Las diabólicas” es una obra maestra de Henri-Georges Clouzot (director de “El salario del miedo”), que adapta en este caso “Cell qui n’etait”,  de Boileau y Narcenac, autores de “De entre los muertos” (a partir de la cual Hitchcock hizo su magistral “Vértigo”).

El director de un internado, un hombre temido por su terrible genio, divide sus atenciones entre su esposa (Vera Clouzot) y una de las profesoras (Simone Signoret). Las dos mujeres, hartas del maltrato al que éste las somete, deciden eliminarlo. Una película que hará las delicias de los amantes del mejor cine clásico de suspense.

 

9. The Wicker Man por Robin Hardy

Anthony Shaffer, autor de “La Huella”, escribió la novela original, y la película protagonizada por el descomunal Christopher Lee se convirtió en una de las obras de culto del cine británico. Una carta que hace sospechar que una joven desaparecida ha sido asesinada lleva al sargento Howie de Scotland Yard hasta Summerisle, una isla en la costa de Inglaterra. Allí el inspector se entera de que hay una especie de culto pagano, y conoce a Lord Summerisle, el líder religioso de la isla.

Planteamientos de novela policíaca, misterio, terror y situaciones fuera de lo normal se mezclan en una película inquietante que desborda la obra literaria con la apariencia de una entelequia sectaria de la mano de Robin Hardy.

 

10. A pleno Sol por René Clement

Por último, tenemos la adaptación de una de las mejores obras de Patricia Highsmith, versionada nuevamente hace unos años con Matt Damon y Jude Law (“El Talento de Mr. Ripley”, con el mismo título que el libro original).

Tom Ripley (Alain Delon), un cazafortunas, es enviado a Europa por el señor Greenleaf para buscar a su hijo Philip (Maurice Ronet), un playboy mimado, y llevarlo de vuelta a los EE.UU. Philip finge estar decidido a regresar, pero Tom observa cómo no tiene ninguna intención de dejar a Marge, su prometida (Marie Laforêt), ni de cumplir los deseos de su padre.

Partiendo de la trama central de la conocida novela de Patricia Highsmith, René Clément traslada a la gran pantalla esta inolvidable historia, adentrándonos en una atmósfera poética imborrable. Un Alain Delon en estado de gracia embarcado en un intento de crimen perfecto con el que saciar sus ambiciones. El suspense al servicio de una obra que escarba en las profundidades de la condición humana con un apasionante in crescendo de asfixiante intensidad.

Algunas novelas nacen para ser siempre libros, para transmitir su historia a la máxima potencia a través de las palabras, y otras tienen el don de ser la semilla de una obra mayor, en este caso su transformación y reinterpretación en pantalla de cine. Son pocos los ejemplares de estos últimos libros, pero cuando damos con uno, sabemos que estamos delante de algo único y de valor incalculable. Que disfruten de la lectura (y del visionado).

Fuente: Filmin

 

Acerca del Autor

Ruben Peralta Rigaud

Ruben Peralta Rigaud

Rubén Peralta Rigaud nació en Santo Domingo en 1980. Médico de profesión, y escritor de reseñas cinematográficas, fue conductor del programa radial diario “Cineasta Radio” por tres años, colaborador de la Revista Cineasta desde el 2010 y editor/escritor del portal cocalecas.net. Dicto charlas sobre apreciación cinematográfica, jurado en el festival de Cine de Miami. Vive en Miami, Florida.

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: